CFK e intendentes admiten el desvío de fondos del PAMI para los Hospitales del Bicentenario

La videoconferencia que Cristina Kirchner realizó desde el Hospital Posadas con Ituzaingó, Esteban Echeverría y otros dos distritos donde se construyen los denominados «Hospitales del Bicentenario» sirvió para confirmar que desviaron fondos del PAMI en favor de administraciones locales.

Desde un comienzo se sabía que la idea era transferir esos establecimientos a esferas provinciales o municipales, pero luego se empezaron a buscar excusas para no explicar quiénes administrarán estos nosocomios, debido a las denuncias que se presentaron en la Justicia por presunta malversación de fondos. Quizá por eso es que del acto no participó el interventor del PAMI, Luciano Di Césare, hoy procesado por la compra de Letras del Tesoro, en una causa que lleva el juez Claudio Bonadío, en el marco de una causa en la que se pedía también investigar el plan del Bicentenario.

La causa avanzó finalmente en otro sentido. No obstante, en octubre la diputada del PRO Cornelia Schmidt-Liermann pidió citar a declarar a Di Cesare ante la Comisión de Acción Social y Salud Pública, por la «presunta malversación de 1.300 millones de pesos pertenecientes a los jubilados».

«El PAMI se encuentra intervenido ilegalmente por el ejecutivo desde hace once años, ya que solo le corresponde al Congreso dictar su intervención; sus fondos son intangibles, pero pareciera que se despilfarran y no  mejoran la calidad de vida de nuestros abuelos», indicó la legisladora.

En el Posadas, la Presidenta buscó lauros para su gestión en Salud. Sin embargo, quedó al descubierto una maniobra en desmedro de una obra social que tiene serias falencias en la atención de sus afiliados y un interventor imputado también enriquecimiento y nombramiento irregular de personal. Esta última causa incluye al subdirector, Mariano Cardelli, que posaba hoy junto al intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, en el nosocomio.

Ninguna de las obras, anunciadas en el 2008 tras el fallido anuncio de financiamiento a través de «La Resolución 125», se terminó a tiempo, por lo cual resultó difícil probar si se malversaron fondos o no. Ninguno se inauguró, después de cinco años de idas y vueltas. Por una causa similar, pero que no pasó de proyecto, condenaron al ex intendente Juan Carlos Rousselot, quien había anunciado el «traslado» del Hospital Morón a la Base Aérea.

«La obra llega casi al 90%», dijo Descalzo, quien dijo «no teníamos hospital». En rigor, el intendente le quitó ese nivel al viejo «Hospitalito de Brandsen», que se redujo a una Sala Primaria, aunque con guardia 24 horas. El nosocomio se vino abajo los últimos años. Y ni siquiera cuenta con un equipo coronario para emergencias. Descalzo, en cambio, promociona la escuela municipal de enfermería. Y se dio el lujo de invitar a Cristina Kirchner a una inauguración «para mayo o junio», como si de él dependiera tal cosa. Habrá que ver qué decide la futura gestión en el PAMI.

Por lo pronto, una macrista como Schmidt decía días atrás: «Queremos saber si es verdad que se han utilizado fondos de los jubilados y pensionados para la construcción de hospitales y la compra de ambulancias  que en nada benefician a los jubilados».

En teoría, el hospital del B de Ituzaingó tendría guardia, maternidad y un sector gerontológico; administación «mixta» o «tripartita». Es cierto que la comuna aportó los terrenos, pasados a la Provincia. Tanto como que los legisladores del FPV no se animaron a levantar la mano para legalizar el traspaso, para no quedar pegados.

Hoy, Cristina confesó su «un inmenso orgullo haber empezado esta obra que es el primer hospital público propio de la localidad de Ituzaingó». Por su parte, Fernando Grey, intendente de Esteban Echeverría, agradeció al PAMI «por su aporte económico, que ha financiado esta obra».

La inversión total de los Hospitales del Bicentenario de Esteban Echeverría, Ituzaingó, Paraná y Escobar, el cual aún se encuentra con su obra en ejecución, supera los $ 1.440 millones, con fondos invertidos por el PAMI, informó el Gobierno, acostumbrado a usar recursos de cualquier caja.