Tagliaferro se reunió con la UIO y ACIM, que despidió al sabbatellismo con críticas de gestión

El intendente electo de Morón, Ramiro Tagliaferro, almorzó ayer con los integrantes de la Asociación Comercial e Industrial de Morón, que preside el arquitecto Kevin Zanola, quien tuvo un duro cruce (mucho mayor al que deseaba) con la gestión saliente por sus críticas a la venta callejera.

En la sede de ACIM, Tagliaferro dialogó sobre las problemáticas del Centro Comercial de Morón y sus principales dificultades, como ser el caos de tránsito, la inseguridad y la venta ilegal, comunicaron fuentes de Cambiemos. Días atrás, el intendente electo estuvo presente en el 30º Aniversario de la Unión Industrial del Oeste, donde participó de una charla junto al presidente de la entidad Edgardo Gámbaro. El bloque del PRO votó en favor de la ampliación del Parque La Cantábrica sobre tierras del FFCC, pero esto ahora deberá ser negociado con el nuevo gobierno de Macri.

En ACIM, Tagliaferro fue recibido con ansias, luego de la pelea con la gestión de Lucas Ghi. Ayer, la Cámara dobló la apuesta con un comunicado concreto:  «ACIM, principal referente del área comercial y sector pyme del partido, enumeró los problemas que enfrenta hoy el Centro Comercial de Morón: inseguridad, descontrolada proliferación de la venta ilegal en la vía pública, falta de higiene y limpieza, falta de mantenimiento del mobiliario urbano, y caos de tránsito, entre otros».

«Desde ACIM, ansiamos que se pueda trabajar adecuadamente en cada uno de estos problemas, a fin de encontrar soluciones en el corto plazo», concluyó.

La relación entre la Asociación y la gestión municipal saliente terminó mal. El sabbatellismo acusó al inversor inmobiliario de “oportunista” por sus críticas a la venta callejera, aún la autorizada. El titular de ACIM había organizado una jornada contra la venta ilegal para el 17 de este mes, que terminó por posponer “hasta nuevo aviso”. Estaban invitados el intendente saliente, Lucas Ghi; y el electo, Ramiro Tagliaferro.

Hace un par de  semanas, Zanola recibió un reto de la Intedencia por una dura entrevista al periódico local Anticipos, donde dijo que “Morón es un Fórmula 1 que solamente tiene dificultades de carburación”.

“Los problemas principales que tenemos son el estado de las veredas y su ocupación, el estacionamiento, la seguridad, el mantenimiento de la limpieza y la excesividad de cables», enumeró.

Zanola no sólo cuestionó los puestos ilegales, que cada tanto el municipio levanta no sin resistencia, sino a “la instalación de los puestos de venta verdes, ahora rojos, que son para personas discapacitadas”. “En su momento, y con muy buen criterio, esos puestos fueron otorgados a gente con algún impedimento para insertarse en el mercado laboral. Pero actualmente esas personas ya están amparadas por subsidios, planes y otras políticas, por lo que ese puesto para que venda algún producto quedó en el tiempo», explicó- .

Zanola también cuestionó el estacionamiento y dijo que la actividad económica “se mueve al ritmo de las promociones. Son las cuotas y los descuentos las que fogonean nuestras ventas”. Y aunque calificó de “excelentes” las calles modelo, la contestación no tardó en llegar.

La contestación no tardó en llegar desde la gestión kirchnerista: “No sé en qué país vivía Zanola, cuando generamos los primeros centros comerciales a Cielo Abierto de la Provincia, inauguramos el polo comercial en el lado norte, llevamos adelante el traslado del Deportivo Morón, transformamos Plaza La Roche, inauguramos la Plaza de la Cultura, reforzamos con más de 400 policías locales; todas obras que tuvieron un impacto incalculable”, lo cruzó el secretario de Planificación Estratégica Gustavo Mosquera, además de otros referentes del sabbatellismo en el comercio.