Intendentes presionan a legisladores K por Presupuesto: «Que se pongan en nuestros pantalones»

Los intendentes aumentaron la presión sobre los diputados bonaerenses de la oposición para que se apruebe el Presupuesto que utilizará la gobernadora, María Eugenia Vidal, durante este año. En el FPV pidieron una solución porque de ello depende también la suerte de gobiernos locales.

Según consignó el diario Tiempo Argentino, uno de los primeros intendentes kirchneristas en pedir que busquen «un acuerdo» fue Gustavo Menéndez, de Merlo. «Los intendentes necesitamos articular con el gobierno y precisamos esa herramienta», afirmó.

«Creemos que si tenemos un endeudamiento menor (45 mil millones de pesos) y si una parte (15 mil millones) se destina a los municipios para obras podemos arribar a un acuerdo», conjeturó Menéndez. Y aclaró que si la ley no se vota, «los vecinos sufrirán las consecuencias».

El proyecto que iba a tratarse el martes pasado en la Cámara de Diputados provincial contempla un endeudamiento récord de más de $ 98 mil millones y US$ 740 millones. A cambio de votarlo, el bloque del FPV -que comanda José Ottavis, de La Cámpora- pidió bajarlo a $ 35 mil millones y destinar $ 10 mil millones de la deuda que tomará el gobierno de Vidal a obras en los municipios.

Al final de frenéticas negociaciones, la gobernadora macrista aceptó bajar las obliagaciones a $ 60 mil millones, incluido el fondo para las comunas.

El kirchnerismo, que con sus votos tiene la llave para llegar a los dos tercios que requiere el endeudamiento, se negó a aprobarlo y desde Cambiemos acusaron a la ex presidenta Cristina Kirchner de dar esa orden.

El intendente de Moreno, Walter Festa, respaldó la decisión de los diputados del FPV de no acompañar el proyecto. Pero manifestó la «urgente necesidad» que tienen los municipios de que se resuelva el conflicto. «Dependemos de los recursos que gire la provincia y la Nación y, si no nos envían los fondos, vamos a tener serios problemas económicos», aseguró.

En la misma línea, el jefe comunal de Hurlingham, Juan Zabaleta, pidió que «los legisladores se pongan en los pantalones de los 55 intendentes del FPV» porque «la discusión no es sólo legislativa, también es política y territorial, y hay que aprobarle el presupuesto a la gobernadora», mientras que su par de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini, insistió en que «revean la posición para que los municipios puedan gobernar y solucionar la problemática diaria de la gente».