Secretario del STMM pide 35% de aumento y afirma: «En los municipios siempre hay ñoquis»

El secretario del Sindicato de Trabajadores Municipales de Morón, Pablo Salvo, adelantó que pedirá un 35% en las paritarias, que deberían, dijo, discutirse en febrero o marzo. También se metió en el debate de los despidos y en un guiño al Gobierno reconoció: «en los municipio siempre hay ñoquis».

Salvo está enrolado en la FESIMUBO y pese a la judicializada elección interna de octubre pasado se mantiene al frente del principal gremio estatal del Viejo Morón, que conserva personería sobre los tres distritos, aunque con mucha menor presencia en Ituzaingó y casi ninguna en Hurlingham.

Consultado sobre la discusión paritaria, el secretario del STMMHI anticipó que los gremios pedirán «nada menor al 35%» debido al efecto de la inflación. Pero advirtió que primero «hay que ponerle fecha a la paritaria: febrero o marzo». Después vendrá la discusión por el Convenio Colectivo.

También se metió de lleno en la discusión sobre la herencia recibida por los nuevos gobiernos, el contexto económico, los cesanteos y la planta política.

«Llegar al gobierno no es excusa. Uno tiene que administrar lo que tiene y esa no es excusa para que el trabajador esté postergado. Podrá ser con los proveedores, pero con los trabajadores la regla es simple: pagar los sueldos de acuerdo a una tabla. Y lo que buscamos es modificar la tabla. No todo es plata. Hay cuestiones de formas y  funcionamiento que también hay que acordar. Si no, con el criterio de que recién entran, no arrancamos nunca. El intendente vino preparado para administrar el municipio, con todo lo que tiene adentro», sostuvo Salvo en diálogo con Un Medio.

– Cuál es su posición ante las denuncias de despidos, de ñoquis…?
– Nuestro universo de representación son los 2700 afiliados. Entre los 27 cesanteados del área de Salud de Morón hay una afiliada, que va a ser reincorporados. El resto no está en nuestro gremio.

– Pero partidos como el PTS se sumaron a las denuncias en solidaridad, sin discriminar los casos…
– Sabbatella y Ghi echaron 700 trabajadores en su gestión y nunca los escuché ni a ellos, ni al PTS levantar la cola para denunciar como ahora.

– Hay ñoquis?

– Siempre hay ñoquis en los municipios. De todo tipo: contratados, facturadores. Acá había gente que cobraba acá y vivía en Chacabuco. Era parte de la aventura política de Sabbatella. En nuestro sindicato tratamos de que ninguno de los afiliados quede cesanteado. Hay gente que cobra y no cumple funciones, pero hay muchísima gente que sí trabaja, que son nuestros representados. La política utiliza estas herramientas para que militen en los barrios y no para generar  servicios para los vecinos. Nosotros sabemos quién es quién. Pero eso lo tiene que determinar el Ejecutivo.

Salvo tiene mandato prorrogado hasta que la Cámara Laboral dictamine quién ganó las elecciones de octubre. Tanto él como el opositor Gustavo Saenz se declararon ganadores y denunciaron fraude. Hubo una mesa de Ituzaingó que desapareció y aunque se volvió a votar la Justicia no lo avaló.