Sarmiento: quejas por baños cerrados en estaciones y otro descarrilamiento, en Castelar

Mientras que la organización Usuarios del Sarmiento se quejó ante la Operadora del servicio de pasajeros de la línea Sarmiento (SOFSE) como a la CNRT por el cierre de baños públicos en la estaciones, personal de la UF denunció ayer un nuevo descarrilamiento a la salida del taller de Castelar.

El ramal de las tragedias de Once y Castelar sigue con los mismo problemas de siempre, a pesar de la modernización de la flota, y se suman otros nuevos.

El jueves, cerca de las 7, uno de los trenes nuevos, comprados a china por la gestión del ex ministro K Florencio Randazzo, sufrió «un descalce de la vía al salir del depósito de la localidad de Castelar», según informó personal de la Unión Ferroviaria.

De acuerdo a lo que precisaron los trabajadores ferroviarios, se trató de la formación rc22 que, al salirse de la vía, produjo amplias demoras en la circulación de la línea entre Moreno y Once, por lo que se quejaron de que los nuevos trenes padecen “los viejos problemas del servicio”. Estos descalces fueron frecuentes entre fines de 2014 y comienzos de 2015, cuando los nuevos coches empezaron a rodar sobre las viejas vías de los hangares.

En enero del año pasado, tras varios accidentes de este tipo, los delegados del Sarmiento denunciaron la falta de renovaron cambios de vía. En tanto que la SOFSE deslindaba responsabilidades y denunciaba «sabojates».

Baño cerrado

Por otro parte, la ONG que represente a los pasajeros del ramal sarmiento enviaron una nota a las autoridades denunciando la situación que se vive en muchas estaciones del Sarmiento en donde los baños están «cerrados con llaves» e inhabilitados para el uso de los pasajeros.

“Una necesidad tan básica como la de acceder a un baño en una estación de trenes debe tenerse en cuenta, no solo por una cuestión de higiene del lugar, sino, también, por consideración a los pasajeros que utilizan el tren. La mayoría de quienes utilizan el baño en una estación, lo hacen por necesidad, y no por gusto, y en muchas ocasiones vemos que en la línea Sarmiento estas necesidades básicas no están contempladas», se comunicó.

La nota señala que el sábado 16 de Enero (entre las 15 y 16hs.) «hemos comprobado en la estación Castelar, que el jefe de estación, considerándose una suerte de patrón de estancia, cerró el baño y se llevo consigo las llaves impidiendo de esta forma el uso de las instalaciones por parte de quienes transitan por la estación. Hemos recibido comentarios de casos similares en las estaciones Liniers, Ciudadela y Ramos Mejia».

La organización había llegado a un acuerdo con la SOFSE sobre el funcionamiento de los baños los domingos y feriados, para que “se pidan las llaves en las boleterías”. Sin embargo, denunció que «en la actualidad, hay estaciones donde nadie posee las llaves, sino que se las llevó quien está a cargo de la estación, faltando el respeto para quienes motivan el trabajo que poseen».

«Desde Usuarios Organizados del Sarmiento no nos ponemos contentos si las cosas van mal, sino todo lo contrario, porque a veces vemos voluntad de hacer, pero a veces también vemos que pierden el foco de las prioridades reales para el usuario. Intentamos aconsejar y sugerir todo cambio que genere un mejor transporte, pero, sobre todo, un mejor servicio al usuario, y en relación a esto, seremos consecuentes e insistentes», destacan.

Baos cerrados