Marinucci aconsejó sobre el cese de contratos en la comuna: «El error fue la metodología»

El concejal y ex candidato a intendente por UNA, Martín Marinucci, cuestionó la forma en que el gobierno de Morón cesanteó a entre 180 y 200 trabajadores de la planta temporaria, aunque aconsejó: «El error estuvo en la metodología. Se tendría que haber pagado con cheque para poder conocerlos».

El edil massista pidió un informe al Ejecutivo para saber quiénes fueron desafectados en el Municipio a partir de diciembre, tras la asunción de Ramiro Tagliaferro. Pero mantiene un apoyo crítico que lejos está de subirse al relato kirchnerista, que veces es utilizado para un lado o para el otro.

«Con Martín está todo bien, no entendemos cómo sale a hacer esas declaraciones», sostuvo una alta fuente del gobierno de Cambiemos luego de que El Diario del empresario mediático K Javier Romero levantara declaraciones de FM En Tránsito (otra radio sabbatellista) en las que Marinucci objetó la «falta de experiencia» de algunos funcionarios de Cambiemos. «Muchos no conocen el distrito. Es lamentable», opinó a la FM.

En diálogo con Un Medio, Marinucci aclaró que hay funcionarios que vienen de otras comunas, lo cual es rigurosamente cierto. «Tagliaferro ganó las elecciones el 25 de octubre y todavía no tenía un equipo conformado para gobernar», había dicho días antes.

Asimismo, reconoció que el municipio se amplió el horario de atención en las salas primarias, aunque insiste en que debe haber una con guardia 24hs.

El mayor respaldo a Tagliaferro se lo ofreció en el tema más picante del verano: los despidos. «Durante años el sabbatellismo contrató empleados temporarios con contratos mensuales – dijo -. O fue una política errónea o porque era una manera de extorsionar al personal, pasando listas en los actos».

Para Marinucci, la mejor forma de identificar a los «ñoquis» de los laburantes era «pagarles a todos con cheque en Tesorería y ver quién venía y adónde trabajaba». «Hay empleados que vivían muy lejos de Morón y esos podían seguir cobrando con tarjeta, mientras se echaba a gente de manera injusta».

Aunque no tuvo respuesta oficial, Marinucci contabiliza 180 contratos que no fueron renovados en enero, aunque reconoce que «muchos fueron reincorporados». A falta de sintonía fina en el inicio de la gestión, varios trabajadores fueron salvados por recomendación de otros empleados, funcionarios, concejales y gremialistas con llegada al Ejecutivo. Es por eso que, probablemente, no se haya entregado una lista difinitiva de las bajas.

Antes de la críticas, Marinucci se había reunido con Tagliaferro para un acto público en la Federación de Centros de Jubilados y Pensionados de Morón.

Fue el 6 de febrero. «Les transmití que como siempre seguiré comprometido con el sector. Con Ramiro somos de distintos espacios políticos, competimos electoralmente en varias oportunidades y seguramente volveremos a competir, pero hoy no estamos en un proceso electoral y debemos construir un mejor Morón, no se construye con críticas sin propuestas, nosotros desde nuestro bloque seguiremos acompañando como lo hacemos desde hace dos años todos los proyectos beneficiosos para los vecinos y oponiéndonos a los que no lo sean», comunicó entonces Marinucci.