Tagliaferro realizó su primer homenaje oficial al Gral. San Martín, en un acto accidentado

El intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, pidió seguir el ejemplo del general José de San Martín, en el acto oficial del 238° aniversario de su natalicio, frente al monumento en Plaza San Martín. Fue interrumpido por el desmayo de un hombre primero y un mini escrache de cesanteados, después.

Fue el primer acto de homenaje de Tagliaferro, que ofreció el tradicional discurso frente a la Asociación Cultural Sanmartiniana, la Guardia de Honor del Regimiento de Granaderos Gral. San Martín y la Banda de Música Militar de la Agrupación Sinfónica del Colegio Militar de la Nación.

También fue la primera vez que el sabbatellismo lo ve desde el llano, aunque logró que un puñado de desocupados y militantes irrumpieran por cinco minutos el protocolo oficial para acercar sus reclamos al intendente.

Tagliaferro llegó pasadas las 10 de la mañana al palco oficial, de camisa blanca y saco beige, para recordar al más importante artífice de la Independencia. Allí pidió “reflexionar sobre los valores que encarnaba como persona y político».

En primer término, destacó «la enorme vocación de servicio» de San Martín, seguido su mirada sobre «la libertad» y, por último, su «humildad» en funciones. «Sabemos en qué condiciones murió y terminó su familia. Hoy vendría muy bien su humildad», destacó Tagliaferro.

“Estoy convencido que si tomamos sus valores, todos los días vamos a ser un poquito mejores vecinos, ciudadanos, dirigentes y personas”, remarcó.

Accidentado

Al comienzo de su alocución, el intendente tuvo que detenerse un momento para que atendiera a un jubilado sanmartiniano que se desmayó y tuvo que ser atendido en la Plaza. Rápidamente, funcionario y concejales pidieron el médico del SAME, que no aparecía. Minutos después se supo que no estaba adentro de la ambulancia que estaba a metros de la Plaza, porque en ese momento se encargaba de otro desmayado, en Palacio.

Si algo le faltaba al discurso, era que sobre el cierre una ex empleada municipal le solicitara ser atendida, sino reincorporada. Tagliaferro dejó su atril y pidió que se retire un pequeño grupo de manifestantes para poder terminar con la ceremonia. «Nos va a atender?», le gritó la chica. La interrupción generó enojo no sólo en el oficialismo, sino también en el presidente de la Asociación de Veteranos de Malvinas de Morón, quien a viva voz le recriminó a dirigentes de Nuevo Encuentro: «No pueden hacer una cosa así, mezclar las cosas. Esto es un acto oficial», les reprochó Reynaldo Arce. «El acto ya había terminado», le contestaron al ex combatiente, que ya hizo la vuelta de página para seguir trabajando junto al municipio.

Las pocas caras de la desocupación que se vieron en la Plaza estuvieron acompañadas por otro grupo, no mayor a los dedos de una mano, que se desempeñaban como promotoras del Consejo de Mujeres, que antes se reunía en el Municipio y ahora lo hacen en una dependencia menor y sin los referentes a que estaban acostumbradas. El organismo funciona, «pero traen gente y ponen a hablar a mujeres que no entienden nada», se quejaron.

No muy lejos, el equipo de prensa de Nuevo Encuentro, que parece intacto aún fuera del poder, seguía las acciones junto a su bloque. Hoy por redes sociales comunicó otro caso en el que, por sus acciones legales, un tribunal laboral intimó al municipio a reincorporar una trabajadora temporaria, que obraba como coordinadora del Área de Gobierno y Seguridad Ciudadana hasta diciembre. Es el tercer caso en una semana y siempre sobre contratos, no empleados permanentes. La beneficiada por la resolución se llama Leticia Eugenia Villanueva y se incorporó en 2006.

Pancartas en el acto oficial