Provincia acuerda con Morón, Hurlingham y Tres de Febrero la repavimentación de Ruta 4

Los intendentes de Morón, Ramiro Tagliaferro; Tres de Febrero, Diego Valenzuela (ambos de Cambiemos); y Hurlingham, Juan Zabaleta (FPV), se reunieron hoy con el ministro de Infraestructura provincial, Edgardo Cenzón, para evaluar y comenzar el arreglo de la traza de la Ruta 4.

La vía utilizada por el transporte pesado para atravesar de norte a sur el segundo cordón del Conurbano Bonaerense, está destruida en distintos tramos, ya sea los más urbanos (como Villa Tesei) o en lugares más abiertos, como en la frontera entre aquellas comunas. Los funcionarios elaboraron un plan integral para poner en valor el camino: pavimentación, erradicación de basurales y de los autos abandonados a la vera del comuna.

En la reunión de trabajo que tuvo lugar en el Municipio de Morón, en mañana de este viernes, también estuvo presente el director de Viabilidad de la Provincia, Mariano Campos. Las partes técnicas de los municipios acordaron trabajar en conjunto para finalizar el proyecto.

Tagliaferro dejó trascender ayer la magnitud de la obra pública que pretende para este año, antes de encontrarse junto a otros pares de la primera sección electoral con el subsecretario de Gobierno y Asuntos Municipales Bonaerenses, Alex Campbell, y el ministro Cenzón, quienes les garantizan dinero para obras a partir de abril o mayo.

“Hay que atravesar el charco”, graficó el esposo de María Eugenia Vidal, quien espera recibir los dólares del endeudamiento para empezar a bajar recursos. Son 10 mil millones de dólares en obras que deberán ejecutarse este mismo año, entre abril y diciembre, por lo que las licitaciones, de hacer falta, deben estar preparadas. “Son condiciones que no se volverán a repetir”, sostienen en el macrismo con un optimismo mágico.

La ruta 4 no será totalmente solventada por la Provincia. En el caso de Morón, en uno de sus tramos (por la calle Guido) deberán invertir también la comuna. Tagliaferro espera que cuenta el goteo de recursos para comenzar a movilizar su gestión. La necesidad de reactivación no pasa inadvertido para ninguno de los intendentes de Cambiemos, ni tampoco para los peronistas. Zabaleta es de los que está dispuesto a colaborar con la gestión bonaerense y representa a un círculo del FPV que se aleja cada vez más de las posiciones irreductibles del kirchnerismo duro.