ATE y CICOP pararon por 24 horas en el Hospital Posadas: 644 telegramas de despido

La Asociación de Trabajadores del Estado realiza este miércoles un paro por 24 horas en repudio a los telegramas de despido que, denuncian, empezaron a llegar ayer a las casas de cerca de 600 trabajadores. La medida es acompañada por la CICoP pero no por otro gremios clave como UPCN.

Los rumores de despidos se venían dando desde diciembre, cuando cambió la administración, que denunció 2035 ingresos el año pasado, 700 de los cuales se produjeron en los últimos meses del año bajo la intervención del sabbatellista Martín Latorraca, que amparó a buena parte de la planta de funcionarios que abandonaba el Municipio de Morón. El nuevo directorio, encabezado por Alberto Díaz Legaspe, intentó acordar las bajas con los principales gremios, pero finalmente el kirchnerista Darío Silva, de ATE Morón, declaró a sus seguidores en estado de asamblea permanente.

Lunes y martes hubo reuniones en la puerta del nosocomio y el hall principal. Ayer se sumó la madre de Plaza de Mayo y vecina de Castelar Nora Cortiñas.

También aportó lo suyo la izquierda, aunque en el caso de Jimena Lettieri, del PO, fue «echada por la patota de ATE». «Son los mismos que mataron a Mariano Ferreyra», la apoyó un camarada. El FIT se sumó al plan de lucha «ni un despido», pese a que hasta enero denunciaba los ingresos «del sabbatellismo, ATE y UPCN» y, fuera de la rosca, señalaba al actual concejal de Morón Diego Spina como «el primer ñoqui» de la intervención K.

El clima en el Hospital venía espeso, con más presencial policial. Era previsible la ola de telegramas luego del informe de Telenoche del jueves, en la que Legaspe admitía que el Hospital no necesitaba tanto personal (5.700), sino con más trabajadores especializados. Según un comunicado del PO, «los despidos afectan a diferentes áreas como Limpieza, Seguridad, Administrativos, docentes del Jardín Maternal» (no profesionales).

«Estos despidos se enmarcan en un plan estratégico de las autoridades y el gobierno que apunta a la privatización del  hospital», advirtió Lettieri, en sintonía con lo que denuncian ATE, Cicop y el kirchnerismo, protagonista de la protesta como de la rosca que convirtió el nosocomio en botín político.

«Tres mil quinientos de los 25.000 agentes que ingresaron [al Estado] en los últimos tres años pertenecen al Posadas. De ésos hay unos 2000 que se tomaron en el último año y alrededor de 600 que entraron en diciembre. Esto es objeto de análisis por parte de las autoridades», había aclarado durante una conferencia de prensa en Casa de Gobierno el ministro de Modernización, Andrés Ibarra.

Hoy, los servicios esenciales, como las internaciones, la guardia y la atención de las emergencias están garantizados, según se comunicó ayer oficialmente.

Las autoridades del hospital confirmaron que esta semana se enviaron 644 telegramas de despido. Tres los recibieron docentes del jardín maternal Arco Iris del hospital, que tiene hasta sala de cinco años. El Hospital cuenta actualmente con 1200 médicos; 500 técnicos; 1400 enfermeros, asistentes, camilleros y auxiliares; 1300 administrativos (mucha planta política se refugia allí) y 1300 empleados de prestaciones generales.

«Rechazamos los despidos. Rechazamos la presencia policial en el hospital. Rechazamos cualquier intento privatizador de sectores (cocina, limpieza, etcétera). Entendemos que el conflicto va a ir creciendo en intensidad, a menos que las autoridades den marcha atrás de inmediato con los despidos. Esta salvajada ocurre en el medio de una creciente epidemia de dengue. ¿Así la combaten las autoridades? Sepan nuestros pacientes y la comunidad toda que las autoridades son las responsables de este conflicto de alta intensidad», finalizaba un comunicado de la Cicop.

A propósito, el paro en el Posadas se suma al que laAsociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia cumple desde el primer minuto de este miércoles, por 48 horas, en los 80 hospitales bonaerenses, hospitales municipales y centros de salud, con marcha en horas del mediodía en La Plata junto a ATE, Judiciales (AJB) y SOEME. El principal reclamo es la apertura de paritarias; no corrieron la suerte del sector docente.

La medida es además en cumplimiento de la Jornada Nacional de Lucha convocada por la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA), gremio que integra.