Sin recursos, Descalzo pidió «autonomía» y reconoció la falsa la inauguración del Hospital

El lunes, en el salón de la Primera N° 1, el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, realizó su vigésimaa apertura de sesiones ordinarias del HCD. Sin el respaldo de un gobierno nacional o provincial, por primera vez en su larga carrera, se sumó al cambio: «Ser opositor no es oponerse a todo».

Descalzo fue acompañado por su hijo, Pablo, como presidente del Concejo y candidato a intentar sucederlo, luego de dos magras elecciones, en la que apenas logró retener el poder con artilugios de todo tipo. Hoy pelea por retener la FAM Bonaerense y al mismo tiempo conseguir fondos para el municipio.

De arranque, recordó a a Néstor Kirchner, Cristina Fernandez y Daniel Scioli “por todo lo que nos han ayudado en estos años». Pero dejó en claro que “por primera vez” desde la autonomía del distrito, su gobierno “no es del mismo color político que el Gobierno Nacional y el Gobierno Provincial».

“Tener una ideología política diferente, no significa que debemos oponernos a todo. Es nuestro deber como representantes de la comunidad acompañar aquellas acciones que estén bien y reclamar, como siempre lo hicimos, por aquellas que no están bien. Es mi deseo que le vaya bien al Presidente, que le vaya bien a la Gobernadora, porque si a ellos les va bien, a nosotros también nos irá bien”, se atajó.

Reclamó por más autonomía municipal (lo hizo antes, pero aplaudiendo el centralismo K) y la descentralización de fondos (ahora más que nunca).

Recordó que algunas de las obras en marcha, como el recambio lumínico, habían sufrido demoras, “por el cambio lógico de Gobierno”, pero aclaró que “tenemos el compromiso de las nuevas autoridades de que las mismas continuarán y se realizarán las que ya estaban programadas”.

Anunció, además que se ha alcanzado un acuerdo con la empresa Linea 216, que se hará cargo del recorrido de la Línea Comunal, incorporando además a los choferes «que habían quedado sin trabajo». Un eufemismo que no explicó por qué cerró la línea y echó a los profesionales. Los choferes esperaban volver a trabajar el viernes 1, pero los papeles no estaban del todo firmados para el traspaso.

Con un poco de decoro, recordó que “el año anterior habíamos anunciado que ya estaría en funcionamiento el Hospital del Bicentenario», el cual sirvió para hacer  campaña cuatro años, e, incluso, presentarlo en un acto de Cristina Kirchner en Morón, y otro de Daniel Scioli en el predio del nosocomio del PAMI.

La obra fue denunciada por malversación de fondos de la Obra Social de los Jubilados, que invirtió y necesita de un centro asistencial de alta complejidad. El municipio sólo puso el predio (lo compró en un remate) y no tiene recursos para sostenerlo tampoco. Pretendían que el PAMI se lo ceda gratuitamente a la Provincia. Como no lograron sacarlo por ley, Descalzo firmó un convenio con el multi denunciado Luciano Di Césare para que el PAMI haga la obra en carácter de «comitente», es decir, de inversor. «Como ya lo he dicho, ésta y otras obras sufrieron el atraso del cambio de gobierno y de las exigencias empresariales para adecuar los precios a los índices inflacionarios. Actualmente el Hospital se encuentra concluido en un 90% y estamos a la espera de la decisión del Gobierno Nacional y del Gobierno Provincial para la pronta  puesta en marcha», apuntó.