La Justicia falló a favor de filtrar el ingreso a la universidad pública: autonomía y presupuesto

La Justicia avaló un recurso presentado por la Universidad Nacional de la Matanza para filtrar los ingresos a los cursos mediante exámenes de ingreso. La UNLM había alegado que de otra forma se desfinanciaría. El fallo surge justo en la semana que la UBA marchó por partiarias y más presupuesto.

La medida fue adoptada por el juez federal Pablo Cyssials, que suspende dos artículos de la la Ley de Educación Superior Nº 27.204, que habían sido modificados en octubre, merced a un proyecto de la ex diputada y funcionaria bonaerense Adriana Puiggrós.

La reforma de la ley estableció expresamente la gratuidad de las universidades públicas y prohibió los exámenes de ingreso eliminatorios. Ahora, esta segunda disposición –el ingreso irrestricto– quedó anulada con el argumento de que violaba la “autonomía universitaria”.

Cayssials consideró que el Estado debe “garantizar la igualdad de oportunidades y condiciones en el acceso, la permanencia, la graduación y el egreso”, y que “todas las personas que aprueben la educación secundaria pueden ingresar de manera libre e irrestricta” a la universidad.

La decisión judicial se dio a raíz de un recurso de amparo de la Universidad de La Matanza, que consideró que los nuevos artículos violaban la autonomía universitaria y que iban a generar “desfinanciamiento” del sistema y a “bajar la calidad educativa”, según explicó el rector, Daniel Martínez.

“Es una ley demagógica, que apela al facilismo y confunde a la sociedad. Nosotros planteamos que vulnera el principio de autonomía universitaria porque fija un régimen de permanencia, graduación y acceso a la universidad, cuestiones que deben ser definidas por cada institución”, agregó Martínez.

El fallo alude al Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, suscripto por Argentina, que reconoce “el pleno ejercicio del derecho a la educación superior, pero sobre la base de la capacidad de cada uno”.

En la UNLAM se anotan unos 24 mil alumnos, de los cuales ingresa el 60%, informó la Universidad.

“No tenemos aulas, ni capacidad financiera ni docentes para recibirlos a todos. La ley no preveía fondos para garantizar el acceso irrestricto”, argumentó Martínez. Y añadió: “Establecer la gratuidad por ley es redundante: la universidad pública es gratuita de hecho desde 1949, y eso está garantizado por la Constitución”.

La reforma del año pasado surgió de un conflicto entre la Universidad Nacional de La Plata y la Facultad de Medicina de esa universidad, que tenía un curso de ingreso muy eliminatorio. Según estimó Marcelo Rabossi, investigador de la Universidad Di Tella, “el único cambio que promovió la ley es que el viejo curso de ingreso se convierta en el primer año de la carrera. Ya no hay ingreso eliminatorio, pero te ‘eliminan’ en primer año”.

La autora de la ley, por su parte, defendió los artículos suspendidos: “Me preocupa que un fallo y un rector sostengan que la autonomía universitaria está por encima del derecho a la educación superior”. La pedagoga y ex legisladora explicó que la ley autorizaba a cada universidad “a definir sus mecanismos de ingreso” y que “no avasallaba la autonomía”, sino que buscaba “ordenar la heterogeneidad del sistema universitario”.

 

Marchas y boleto
El fallo coincide con uan semana de protesta en las universidades nacionales, que cierra este juevces con una movilización convocada por la CONADU histórica luego rechazaran la última oferta salarial. Diversas agrupaciones pidieron además un mayor presupuesto para el nivel terciario.

En tanto, el Centro de Estudiantes de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) elevó un nuevo pedido por la implementación del boleto estuiantil universitario en el Distrito.

En representación del alumnado, el presidente del órgano estudiantil, Matías Presedo, dirigió el reclamo a la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, a quien le demandó un “esfuerzo para asegurar el acceso igualitario a la educación pública” por parte de todos los ciudadanos.

“En el escenario de la quita de subsidios al transporte público, sumado a los reclamos del alumnado, decidimos volver a insistir sobre el boleto. Todos los días los alumnos se acercan a preguntar, no solo en el Centro de Estudiantes, sino también a través de las redes sociales”, explicó Presedo.

El titular del Centro de Estudiantes, también aseguró que se continuará “con el reclamo constante, tanto a nivel municipal como en los planos provincial y nacional”. Y completó: “La necesidad de gestionar la urgente aplicación del boleto estudiantil se debe a que una gran cantidad de familias se verán beneficiadas”.

El texto presentado por los alumnos ante el Municipio de La Matanza asevera que “la educación es un pilar fundamental en la construcción de las sociedades y es una de las principales herramientas para alcanzar la equidad en el conocimiento de los distintos sectores”.

La aplicación de una tarifa diferenciada para los estudiantes universitarios ya había sido peticionada ante las autoridades comunales en los años 1998 y 2006, oportunidades en las que el reclamo fue presentado en el Concejo Deliberante.