Tras el operativo de ayer, Vidal aseguró que «de a poco vuelve a paz» en la Villa Carlos Gardel

Tras el megaoperativo que determinó la detención ayer de 11 personas y la demora de tres menores en la villa Carlos Gardel de El Palomar, la gobernadora María Eugenia Vidal buscó desestigmatizar: «De a poco vuelve la paz. La gente había perdido la esperanza de poder ser protegida», dijo.

En el predio de monoblocks conocido también como «Presidente Sarmiento», se habían encontrado 40 autos quemados, armas y cientos de dosis de cocaína, marihuana y paco.

«Se empieza a darle al barrio la tranquilidad de que estamos haciendo, que estamos sacando a los delincuentes en un trabajo coordinado con la Justicia y que estamos entrando en estos lugares donde nunca antes se entraba y donde la gente había perdido la esperanza de poder ser protegida», sostuvo Vidal esta mañana, junto al intendente, Ramiro Tagliaferro; y el fiscal 5 de Morón, Claudio Oviedo, que dirigió ayer los operativos.

«La seguridad es una preocupación y una angustia de millones de vecinos de esta Provincia. Tenemos que trabajar todos juntos. Por eso lanzamos el fondo de tres mil millones de pesos para seguridad, que nunca antes se había dado, para que los intendentes puedan incorporar tecnología y afrontar gastos de sus policías locales», indicó la gobernadora sobre la calle Perdriel, a unas pocas cuadras del Hospital Nacional Posadas.

«Estamos viendo los resultados del trabajo que venimos llevando adelante desde el principio de la gestión. Estos operativos le empiezan a dar al barrio la tranquilidad de que estamos sacando a los delincuentes, en un trabajo conjunto entre la Provincia, el Municipio y la Justicia, que de a poco le va devolviendo la paz a estos lugares, donde la gente había perdido la esperanza de ser protegido», apuntó Vidal.

Por su parte, Tagliaferro señaló: «Encontramos un bunker, un esquema típico de crimen organizado, con drogas listas para su comercialización, armas, chalecos antibalas y celulares robados. No tendremos ningún tipo de ambigüedad respecto al delito».

«El trabajo en el barrio comienza con lo social, por lo que nuestro equipo, asistido por la Provincia y Nación, está encaminando esas tareas. Es el primer paso para que el vecino viva mejor y recupere el espacio público», destacó el intendente.

Por su parte, Oviedo explicó que se hacían pericias sobre los coches encontrados, que habrían sido quemados entre octubre y septiembre, para tratar de averiguar a quiénes pertenecieron hasta su robo. Confirmó que hubo detenciones, y, aunque pidió no estigmatizar, sostuvo que «es muy peligroso entrar con la policía, porque puede haber disparos que ponen en peligro a oficiales y vecinos. Hoy mismo hubo una persecución acá», contó.

Oviedo investigaba «dos delitos contra la propiedad», vehículos sustraídos en San Martín y Morón, con una tentativa de homicidio a policías.

«Son investigaciones diferencias que dieron origen a los operativos. En el lugar encontramos cosas que sabíamos que había, pero no teníamos una dimensión total de lo que ocurría en el centro del barrio: 40 vehículos robados en distintas zonas y con distintas modalidades», contó el fiscal.

«A estos autos los quemaron para eliminar pruebas dactilares y ADN. También se desarman los motores. Son casos complejos porque hay una eliminación de pruebas. Es difícil llegar a las personas. Pero a partir de lo que se pudo reconstruir con Policía Científica y reconstruir el modo de operar y a quién le pertenecían» apuntó el titular de la UFI 5.

El fiscal no habló de bandas, pese a que se la bautizó en los medios como la Banda de los monoblocks. Entre los detenidos, hay dos que fueron sorprendidos con drogas, aunque no tenían antecedentes.

«El fenómeno que ocurre acá adentro es organizado, algún conocimiento y espacio organizado hay que tener para borrar numeraciones. La mayoría de la gente que vive acá quiere salir temprano a trabajar. Anoche una persona recibió un tiro, después de los operativos. Los vecinos quieren vivir tranquilos, pero hay un núcleo muy reducido que aprovecha para convertirlo en el centro de la impunidad», sostuvo Oviedo en La Gardel.

«No hay que estigmatizar al barrio. Es un espacio de personas trabajadoras. Pero el Estado debe dotar el barrio de cámaras de seguridad, como ocurre en barrios acomodados, o cerrados. No hay que discriminar. Pueden poner cámaras aquí. Hay un conjunto de cosas. Ha quedado probado que dos o cuatro policías ingresando es muy peligroso. Ingresar a los lugares que se ingresó es peligroso para los oficiales como para los vecinos», acotó.

88722645-f434-4cde-bbfc-fbfda71ab0f1

Visita

Tagliaferro recibirá el sábado al Presidente Macri y, junto a Vidal, recorrerán la Cuenca Boquerón.