La oposición busca alternativas para aliviar el pago de tarifas a pymes y entidades intermedias

Los bloques del Frente Renovador y Frente para la Victoria intentan discutir en el recinto ordenanzas que colaboren con las entidades y pymes que fueron alcanzadas por los aumentos de tarifas de gas y energía eléctrica. No hubo avances, pero desde Cambiemos adelantaron que habrá debate.

El 6 de mayo, los concejales masistas solicitaron a través de un Proyecto de Resolución, la inclusión de las Entidades de Bien Público en la Tarifa Social de Luz, que permite rebajar el abono por el servicio eléctrico.

«Las entidades constituyen factores de contención social para nuestros niños, jóvenes y adultos mayores. En caso que el Estado Nacional avance con ésta solicitud, permitirá mitigar en parte los gastos que tienen las organizaciones para poder cumplir con sus objetivos comunitarios», se argumentó.

El proyecto pretende incluir a «las sociedades de fomento, los clubes barriales, los centros de Jubilados» y todas aquellas entidades de participación ciudadana «que realizan desinteresadamente un valioso aporte y contención social, desde actividades culturales y deportivas hasta la ayuda psicológica, médica, de prevención y educación».

 

Por su parte, el jefe del bloque del FPV, Hernán Sabbatella, presentó un proyecto que pretende aumentar la tasa que abonan bancos y entidades financieras que de ese modo financie «un fondo para que el Departamento Ejecutivo lo utilice para asistir a las Pymes a cambio de sostener las fuentes labores».

El proyecto también contempla un aumento a la tasa que paga el Bingo de Morón para destinarlo a un fondo de ayuda a clubes y sociedades de fomentos.

El texto propone incrementar un 20% la Tasa por Inspección de Seguridad e Higiene que deben tributar bancos, entidades financieras, agencias de apuestas hípicas, bingos y casinos radicados en el partido.

«Los concejales del Frente para la Victoria recibieron la preocupación de muchas Pymes de Morón por la situación que les toca atravesar, que combina la caída de la actividad y aumento de costos entre materias primas y servicios públicos. Una situación similar nos plantearon representantes de distintos Clubes y Sociedades de Fomentos producto de la llegada de las primeras cuentas de servicios como luz, agua y gas», comunicó el bloque.

Además cuestionó la salida de la convertibilidad K: «La liberación financiera producto de las políticas económicas implementadas por el nuevo Gobierno Nacional y Provincial favorece sustancialmente al sector más concentrado de la economía, el fin del control de las tasas y comisiones, que eran limitadas por el Banco Central, quedó librado al mercado, generando un importante incremento en las ganancias de la instituciones bancarias».

Y concluyó: «Mientras estos sectores se favorecen de las gestiones concedidas por el Gobierno Nacional, las PYMES y comercios barriales, experimentan las consecuencias del enfriamiento en la economía, la suba arbitraria en los servicios, el incremento de sus insumos, de sus costos, y ante la insensibilidad de un Estado ausente, no encuentran políticas que velen por su protección».

 

Cambios que no alcanzan

El Ministerio de Energía dispuso el viernes que las pymes podrán pagar la mitad de sus boletas correspondientes al período abril-septiembre y abonar el otro 50% restante en los momentos de menor uso del gas: octubre de 2016-marzo de 2017 y octubre de 2017-marzo de 2018.

La CAME contestó que el anunció es » insuficiente para las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMES) de todo el país que recibieron sus nuevas boletas con aumentos de hasta 2000%».

«El Ministerio de Energía de la Nación deberá analizar si es conveniente para un país quitar los subsidios drásticamente y cerrar fuentes de trabajo, o ir hacia un esquema de quita gradual más sostenible, que le permita al empresario continuar con su actividad y mantener el empleo», comunicó.