En medio de reclamos por seguridad, Descalzo le quitó diez móviles y nextels a la Policía Local

Luego de que el Ministerio reemplazara al jefe de la Policía Local, el intendente Alberto Descalzo habría roto lanzas con la Gobernación. La comuna le quitó patrullas y celulares a la fuerza. Críticas de Cambiemos y la oposición. Hubo otra manifestación por una ola de asaltos en V. Udadondo.

El corte tuvo lugar en la noche del jueves, lo que motivó presencia policial. «La misma disposición que pusieron para venir acá porque cortamos la Av. Martín Fierro, necesitamos que la pongan para detener a los delincuentes», disparó un joven del barrio, según publicó el periodista Daniel Galtz.

Hubo unos 200 vecinos, el titular de la Comisaría de Las Cabalas y el jefe del Comando de Patrullas. El reclamo nació por una serie de hechos en dos semanas fuera de lo común, en una zona que fue noticia por los secuestros y que venía de un reclamo similar en abril, que motivó que el jefe de distrito de la Policía reconociera la falta de patrulleros por falta de presupuesto desde octubre del año pasado. Entonces había 20 vehículos por reparar.

Al día siguiente, según publicó el portal de Primer Plano, el intendente ordenó retirar de la Policía Local los móviles pertenecientes a la municipalidad. Son 7 Fiat Siena y 3 camionetas Ford Ranger. También los equipos de Nextel que habían sido entregados a los efectivos para comunicarse.

La pelea nació con el cambio del jefe de la Policía Local, Crio. Jorge Castillo, quien fue reemplazado por Leandro Maidán. El municipio no lo quiso y el cambio nunca se habría efectivizado, por lo que la fuerza quedó en una nebulosa política. El municipio se creía con autoridad sobre la misma.

Descalzo tuvo un breve paso por el Ministerio de Seguridad en 2002, bajo la gobernación de Carlos Ruckauf. «Rompieron el convenio, no podemos hacer nada en conjunto porque la Policía Local no nos lleva el apunte, así que el municipio se retira. Que la provincia se haga cargo de la seguridad, que es su competencia”, dijo a Primer Plano On Line un funcionario de extrema confianza del intendente . En consecuencia, la comuna también dejaría de pagar el combustible (alrededor de $400 mil mensuales) y  de «reparar patrulleros», algo que sinceramente no se observa.

Esta información no ha sido oficializada, por lo que Cambiemos y la oposición local se enteró por los medios y salió a tomar posiciones muy concretas. El portal que dirige el periodista Adrián Noriega publicó las notificaciones que la comuna le envió a la UPL avisándole que retira sus recursos.

«Acabo de leer unos memorandum en un medio local, donde consta que la Municipalidad le sacó a la Policía 10 móviles y muchos equipos de comunicación. Según ese medio, esto se produce porque,sacaron un comisario?. Me sorprende semejante medida. Si costaba ver patrullaje en algunos barrios, estos días quien va a patrullar? Quiero imaginar que la Policía habrá tomado medidas para proteger a los vecinos. Muchachos, siéntense en una mesa y resuelvan el problema y no dejen a los vecinos sin seguridad», posteó ayer el concejal del Frente Renovador, Roberto Rocha.

«El intendente, en una disputa con la Provincia y en busca de protagonismo nos deja como rehenes de la inseguridad. En vez de ponerse los pantalones largos y actuar como responsable del municipio, decide hacer todo lo contrario y retira los recursos para que la policía local pueda seguir haciendo su trabajo. Lamentable», apuntó el referente del PRO Gabriel Pozzuto. El abogado asumió el mes pasado como delegado del PAMI.

Por su parte,  el concejal del Frente Progresista Nahuel Segovia expresó: «De ser cierto es una locura la decisión tomada por el Intendente, inconsulta como todas las decisiones que toma, falta de razonabilidad y de sensibilidad con una de las principales preocupaciones de nuestros vecinos».

Ante la falta de comunicación, el edil afirmó: «Las políticas de seguridad de la Gobernación hasta el momento son lamentables. No sólo no han empezado un camino de democratizar la policía sino que han ratificado los peores lineamientos de esta fuerza, por lo cual hemos visto incrementarse el delito en la provincia y en particular en nuestro municipio, esperemos reflexionen y se sienten con Descalzo a resolver este confuso entramado, político-policial-delictivo donde actúan los dos sectores de manera chiquilinesca y jugando al filo de la navaja, poniendo en peligro a todos».

Está claro que desde hace décadas Descalzo tenía cuña en la Policía. En septiembre de 2014 pidió desplazar a toda la cúpula local y regional y lo logró tras duras críticas a la fuerza. Críticas que no se habían escuchado cuando policías de otro distrito descubrieron una cocina de cocaína pegada a su antigua casa del Barrio El Pilar, donde vivía uno de sus hijos, sin que nadie lo advirtiera. Aunque la información había sido chequeada con el entonces y actual secretario de Gobierno Alfredo Almeida, el intendente enloqueció al ver publicada la noticia en un periódico local, que dejó de circular al poco tiempo.

_40650_2842015_DSC_3660-2