Luego de la polémica por la Base, Tagliaferro encabezó la promesa a la bandera en la Plaza

El intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, tomó la promesa de lealtad a la bandera nacional a unos 4 mil alumnos de 4° grado de escuelas del distrito. El acto se realizó en la Plaza San Martín, junto con el vicegobernador, Daniel Salvador, quien aseguró que lealtad es también «gobernar honestamente».

La ceremonia culminó cerca del mediodía frente al Palacio Municipal, donde también estuvo el ministro de edudación bonaerense, Alejandro Finocchiaro; funcionarios del Ejecutivo Municipal, concejales de todos los bloques y representantes de la Asociación Belgraniana, quienes también se embanderaron en el acto formal del 20 de junio, el lunes pasado, en la misma plaza central.

La ceremonia contó hoy con la presentación de la Agrupación Sinfónica Municipal, que interpretó el Himno Nacional Argentino y el tema «Sube Sube», interpretado en la voz de un tenor.

Ante chicos de 75 escuelas, Tagliafaerro expresó: «Esta es una fecha que pasa sólo una vez en la vida, que deja una cicatriz que nunca se borra y deben llevar con orgullo. Son cicatrices que nos recuerdan algo grave que pasó y que sobrevivimos».

«Por eso – agregó-, cuando miren el cielo, van a sentir los colores de la bandera y tendrán el pecho teñido de celeste y blanco. Los colores de la bandera están en el cielo, donde quiera que estemos, podemos verla. La bandera también es símbolo de cada batalla ganada por nuestra Independencia y, que construyeron nuestra identidad, hoy a días del Bicentenario. Fidelidad no es un concepto abstracto. Fidelidad es la del sargento Cabral, quien en el combate de San Lorenzo interpuso su propio cuerpo como escudo entre el libertador San Martín y la balloneta del ejército realista».

Por su parte, Salvador remarcó: “El compromiso con la bandera, es un compromiso que han hecho con la Patria. La Patria son las luchas de San Martín, de Belgrano, de Güemes, que nos permiten vivir en libertad, en un país independiente. La Patria es la que hace sus padres, cuando se esfuerzan para que ustedes estudien, la que hacen sus docentes y los de toda la Argentina, y la que tenemos que hacer los políticos, gobernando bien y honestamente».

«La educación es el único camino verdadero para que haya igualdad de oportunidades. En nuestra patria hemos tenido una calidad de educación muy buena y nuestro gran desafío es trabajar mucho para recuperarla y nos permita estar mejor. En el progreso individual está el progreso social. Por eso es importante un gobierno que se comprometa con la educación, los padres, los maestros y los alumnos. Es el único camino para poder avanzar. El facilismo no es el camino. Con facilismo no hay progreso. Con esfuerzo y estudio afinazamos esa sociedad que queremos», concluyó el vicegobernador.

El acto se realizó en este escenario tradicional desde 2003 luego de un paso por el Deportivo Morón (2014-15) y de la idea original de este año de hacerlo en la Base Aérea de Morón Sur, que hubiera permitido más comodidad logística y seguridad para los chicos y padres, en un espacio enorme.

Sin embargo, en la primera semana del mes, aún enviadas las invitaciones, el kirchnerismo se enrroló en una guerra política contra ese espacio que empezó a calificar como «un centro clandestino de la Dictadura». Dato cierto, pero que pasó inadvertido en 12 años de kirchnerismo y 16 de sabbattellismo y que no impidió que hubiera actos oficiales y hasta festivales con medio millón de personas (incluidas escuelas) entre 2008 y 2015.

Esa operación salió de las usinas del propio sabbatellismo, con un par de bluff que difundieron medios partidarios y merecen ser aclarados en otra nota.

13490816_10153555679342466_6060488263748152779_o