Denunciante de la campaña K de 2007 cree que hubo aportes de carteles de droga mexicanos

El secretario de Seguridad de Morón, Sebastián Cinquerrui, uno de los denunciantes de la campaña presidencial en 2007 de  Cristina Kirchner, aseguró que los carteles de droga de México fueron algunos de los aportantes del FPV. El juez que instruye la causa procesó a ex funcionarios y empresarios.

Ariel Lijo, titular del Juzgado Nacional Criminal y Correccional Federal 4, dispuso este jueves el procesamiento del ex superintendente de Seguros de Salud y ex recaudador de la campaña del FPV, Héctor Capaccioli; al ex apoderado de esa alianza, Sebastián Gramajo; y a los empresarios Néstor Lorenzo, Carlos Torres, Gabriel Brito y Solange Bellone,  viuda de Sebastián Forza, una de las víctimas del triple crimen de General Rodríguez.

En su resolución, el juez afirmó que los aportes efectuados por las droguerías “Multipharma”, “Global Pharmacy” y “Seacamp” ingresaron al mercado legal la suma total de 886.000 pesos «de origen ilícito, a los fines de disimular la fuente real de los fondos y obtener su apariencia de licitud».

El magistrado agregó que «parte del financiamiento de la campaña de Cristina tenía origen ilegal, hablamos de lavado de dinero». Recalcó que «Capaccioli era el recaudador de la campaña de Cristina»; y que tanto «Capaccioli, Lorenzo, Brito como Gramajo podrían acogerse a la ley del arrepentido».

La investigación es sólo por lavado de dinero. La denuncia original presentada en 2008 por los entonces diputados de la Coalición Cívica Sebastián Cinquerrui y Fernando Sánchez pretendía avanzar sobre la red de narcotráfico. Sánchez sigue ligado a Elisa Carrió, miestras que el primero se pasó al socialismo del Frente Progresista y en diciembre se sumó al gobierno de Cambiemos en Morón.

Hace ocho años atrás, sostenían una teoría sobre la vinculación entre el FPV y el negocio de la efedrina: «Sobre 104 empresas donantes, 28 están relacionadas con servicios de salud o medicina. Representan el 35,4 por ciento del total de los ingresos recibidos, con un monto de 4.512.000 pesos».

Ayer, Cinquerrio entendía que la causa iba «a paso hiper lento», aunque tuvo un vuelco tras la captura del supuesto autor intelectual del Triple Crimen, Ibar Pérez Corradi, que abre una nueva etapa en la investigación en caso de ser extraditado a la Argentina y ofrezca pruebas sobre ese crimen.

«Hasta la denuncia, el triple crimen era tomado como un ajuste de cuentas entre mafias. Nosotros demostramos la vinculación política entre Aníbal Fernández y (el autor material de los asesinatos) Martín Lanatta. Aníbal nos hizo una querella en el medio, que también ganamos», dijo el funcionario.

Según recordó al programa Punto de Encuentro, «hubo empresarios que pusieron plata para tener réditos posteriores, según detectamos en la intervención al Hospital Francés». «En el caso de Forza tenía 1600 cheques rechazados y sólo dos con fondos, los depositados en la cuenta del FPV. En el caso de Néstor Lorenzo, que cruza varias causas, no puso dinero en efectivo pero sí cheques que permitió al FPV blanquear los fondos. El FPV no tenía problemas para financiar la campaña, pero sí para blanquear fondos, que como se ve hoy, era producto de la corrupción2, indicó Cinquerrui.

Tas la noticia del precesamiento, el ex lilito habló este jueves con Jorge Lanata en el aire de Radio Mitre, donde le preguntaron si creía que hubo plata de carteles mejicanos en la campaña de CFK. «No cabe la menor duda», respondió.

Y pasó a explicar: «Hay que ponerlo en contexto. Los nombres de la mafia de los medicamentos son los mismos que financian o lavan el dinero en esa campaña. Algunos pusieron cheques, como Forza. Otros efectivo. Todos estaban vinculados a la mafia de la efedrina, que proveyó sobre todo al Cartel de Sinaloa entre 2006 y 2008, hasta que esto toma tanta envergadura que tienen que tomar cartas en el asunto en el Estado, por olfato de subsistencia».

«Esto es la punta del iceberg, se ve lo que es en blanco, lo menor. Lo otro no lo podemos documentar pero es mucho mayor. (El FPV) se financió legalmente con plata de narcotráfico. La pregunta es si arriba se sabía, como López  o Báez. Si llegan a financiar la campaña de la Presidenta es presumible».

«Han sido más prolijos hacia adelante, pero la fuente es la misma. Son favores que se siguen pagando. Muchas de las empresas legales que financiaron la campaña de 2007 con fondos espurios siguen contratando con el Estado: Pami, Ministerio de Salud y en hospitales», apuntó Cinquerrui.

 

Investigar es prevenir

Consultado por este medio, el secretario comparó aquella denuncia con su nueva función. «En Argentina no hay investigación de crimen organizado. Se chocan con los hechos. La áreas de investigación funcionan a pulmón, pero no porque haya una directriz y recursos para eso. Hay mucha tecnología para proveer. El servicio de inteligencia en Argentina aspiramos a que se modifique porque funcionó para extorsionar al poder político y judicial. No se previenen los hechos porque no hay investigación. Sin eso no hay prevención. Se detienen al que consume un porro pero nunca se puede llegar al lavador de dinero porque el Estado no cruza información. Eso es imprescindible en Nación y Provincia», sostuvo el ex legislador.

Cinquerrio tuvo una breve experiencia en el gobierno socialista de Santa Fe, «donde aumentó la criminalidad pero se obtuvo resultados cuando la Provincia empezó a hacer investigación sobre bases abiertas y encontraron a narcos». «Falta una decisión política contudente para llegar a eso», indicó.