Policía Local de Ituzaingó: Descalzo devuelve patrullas y Asuntos Internos abrió investigación

La crisis política desatada sorpresivamente la semana pasada entre el gobierno de Ituzaingó y el Ministerio de Seguridad habría comenzado a superarse: según confió un concejal de Cambiemos, el municipio devolvió algunas patrullas que fueron retiradas a la Policía Local tras el cambio de jefe.

Claro que el conflicto no termina, sino que apenas comienza a repararse, sin que nada se explique con claridad y de manera oficial qué fue lo que pasó.

Sin que medien fundamentos, el jueves 16, previo al fin de semana extra largo, el subsecretario de Seguridad municipal, Hugo Rojas, le avisó por carta al jefe de la UPL que pasarían a retirar diez vehículos que pertenecen a la órbita municipal, además de los equipos Nextel. La primicia la tuvo el portal «Primer Plano», donde fuentes oficiales desafiaban al ministro Cristian Ritondo: «Rompieron el convenio, no podemos hacer nada en conjunto porque la Policía Local no nos lleva el apunte, así que el municipio se retira. Que la provincia se haga cargo de la seguridad, que es su competencia».

La decisión sorprendió a todos los bloques políticos. La oposición pidió explicaciones. Pero recién el lunes la bancada macrista reaccionó con un comunicado en el que además de repudiar la «actitud» de Descalzo, sumó un dato. «El Jefe de la policía local habría solicitado su traslado porque amenazaron de muerte a su familia. Que el comisario Maidán se vaya a ir no quiere decir que no siga trabajando hasta que llegue su relevo», comunicó.

Hasta ese momento sólo había trascendido que el Ejecutivo municipal estaba molesto con el reemplazo del jefe de la UPL. El Crio. Jorge Castillo era un policía de confianza para Descalzo, que no aceptó la llegada de Leonardo Maidan, quien habría sido amenazado. Para algunos la Policía Local de Ituzaingó hoy está «acéfala». Así lo consideró la cámara de comercio, UCIADI, en un comunicado en el que pidió solucionar el tema con urgencia.

A todo esto, Descalzo se tomó el fin de semana de vacaciones. No estaba en el distrito. Hoy, el concejal macrista Sergio Crego aseguró que a su retorno las cosas empezaron a encarrilarse. Insólitamente, ensayó una defensa de Descalzo, por «una orden que aparentemente el intendente no tomó».

«El Ministerio puso un fuerte operativo el fin de semana para que el distrito estuviera custodiado. Aparentemente el intendente no lo ordenó. Se están reponiendo los móviles. No sé como pasó. Todo esto es extra oficial. Pedimos informes al subsecretario de Seguridad, que es el que firmó la nota», sostuvo Crego al programa «Punto de Encuentro» (FM La Siglo de Morón). Está claro que la responsabilidad política no puede  cortarse en Rojas.

Paralelamente, Asuntos Internos de la Bonaerense investiga si hubo irregularidades en la Policía Local. «Qué denunciaron no lo sé. Cuando termine la investigación se hará público, imagino. Tenemos que tirar para delante y solucionar las desinteligencias, porque afecta a todos», dijo Crego.

El ex concejal Mario Revel dijo que Castillo «habría usado a los agentes para servicios adicionales de custodia (dentro de sus horarios de servicio) siendo él quien habría cobrado por esos servicios y que habría facilitado la facturación de reparaciones de móviles que no se hicieron o con sobreprecios”.

“Como el nuevo jefe, Comisario Leandro Maidán, no aceptó continuar con estos desmanejos, lo habrían amenazado con tomar las vidas de los policías a su cargo. Los agentes manifestaron estar muy satisfechos con el cambio de Jefe”, afirmó en Facebook el pastor y asesor del bloque socialista.

Todo esto sucedió poco después de que Ituzaingó fuera víctima de varios secuestros exprés. Todo parece ser parte de un tironeo por la conducción de la fuerza, que Descalzo controlaba. Esta semana ningún funcionario salió a hablar del tema. Tal vez porque se cometió un error. Descalzo no sólo perdió votos, sino que cada vez está más lejos de la calle. Ahora se sabe que dejó su casa en Leloir y se mudó al exclusivo barrio privado Los Pingüinos.