Junto a un grupo de intendentes, el titular de la FAM advirtió que el peronismo «se reorganiza»

El presidente de la FAM, Julio Pereyra, recibió ayer en F. Varela a los intendentes a Patricio Mussi (Berazategui), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Juan Zabaleta (Hurlingham), Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Juan José Mussi (legislador provincial), en plena crisis de la conducción de CFK.

«La necesidad de gestionar bien nos lleva a la unidad. Conversamos sobre nuestra tarea diaria. Coincidimos en la implementación de políticas públicas para favorecer a los vecinos que representamos», expresó el intendente anfitrión. Según comunicaron, se encargaron de cotejar la situación de las PyMEs e  intercambiaron conceptos para fortalecer a la Policía Local.

En pleno maremoto K, debido al avance de la justicia en los casos de corrupción y la fractura del bloque duro que manejaba Cristina Kirchner, Pereyra reflexionó: «Lentamente, el peronismo se reorganiza». Sin embargo, aclaró que «el escenario político no fue el tema central de la reunión». «Actores de la política bonaerense coincidimos en un espacio de diálogo y charlamos sobre temas que nos incumben a cada uno en ese contexto», detalló.

«Aporto desde mi experiencia. Algunos temas vinculados a la gestión se pueden trasladar a la Provincia de Buenos Aires. Colaboraré desde mi desempeño como legislador», explicó Juan José Mussi.

Su hijo Patricio, el más K de ese  grupo, describió el panorama social y económico. «La gente atraviesa momentos difíciles. Debemos acudir a nuestra imaginación para solucionarlos. Siempre en un contexto de unidad. Evaluamos alternativas en un encuentro sumamente enriquecedor», especificó.

El «dialoguista» Zabaleta afirmó: «El rol del peronismo bonaerense tiene que ver con preocuparse por resolver todos los días un problema vinculado a la salud pública, la inseguridad, a la política social o el empleo. Sentimos la responsabilidad de acercar propuestas a quienes gobiernan la Nación y la Provincia, marcándoles el efecto ocasionado por el tarifazo indiscriminado».

Insaurralde remarcó que la construcción de un programa integral posibilitó concebir «políticas activas para satisfacer las inquietudes de los ciudadanos».

«Tenemos una gran tarea por delante en una realidad común. Existen problemas que conviene afrontar como región: los servicios de agua y cloacas, por ejemplo», subrayó.

Descalzo concluyó: «Unimos esfuerzos para estar cerca de la gente», Pero dijo necesitar «una política de estado que involucre a Nación, Provincia y Municipios».