El Circo de Ituzaingó: Policías investigados, barras detenidos y un municipio prendido fuego

Aunque los incidentes de ayer frente al Circo Royal mostraron la debilidad del intendente, Alberto Descalzo, tras quedarse sin banca en Nación y Provincia, la batalla sobre la avenida Ratti tiene olor a interna: la Policía confirmó que investiga por corrupción al desplazado comisario Jorge Castillo.

Dentro de los ocho detenidos habría al menos cuatro integrantes de la barra brava del Club Atlético Ituzaingó, que reside cerca de Ratti y Grecia, donde estaba el circo. La compañía Royal se fue ayer. Estaba en un baldío que pertence a Osvaldo Marasco, frente a una estación de servicio (GNC y nafta.

Hasta la oposición cree que los incidentes hasta un punto estuvieron armados. El propio intendente se victimizó, aunque con salidas por lo menos insólitas.

«Sabemos que hace una semana hubo gente convocando a disturbios porque decían que estaban secuestrando chicos en Ituzaingó, pero la verdad es que no ha ocurrido ningún hecho de secuestro de chicos en la zona. Hay dos denuncias sin datos fehacientes. Acá no existen secuestros», dijo ayer.

Los incidentes comenzaron en la noche del miércoles. Ayer por la tarde, un grupo de jóvenes, con sus caras tapadas y escudándose con chapones, comenzó a arrojar piedras y palos contra unos pocos policías que estaban custodiando el circo en prevención de nuevos ataques. Con el correr de los minutos se fue sumando más gente y también policías que respondieron con balas de goma y gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

La pregunta es de dónde vino la operación. No sólo hay mucha mano desocupada que antes mantenía el PJ. La Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad confirmó al diario La Nación que «hace dos semanas comenzó una investigación contra el ex jefe de la policía local, a quien varios subordinados acusaron de haberlos mandado a hacer custodias particulares, con lo que se dejaban sin patrullar zonas donde ocurrían robos».

Castillo, quien era el jefe de la Policía Local, había sido designado con el aval del intendente, Alberto Descalzo, quien negó haber protegido al comisario investigado. El ex comisario de San Alberto habría cobrado adicionales de manera ilegal. Hay agentes que así lo han hecho saber, por ejemplo al ex concejal Mario Revel. También se supo que Castillo los convocaba en determindos días «de civil» para hacer las custodias sin ser percibidos.

El mes pasado una patrulla de la UPL fue robada durante un asalto comando a una camioneta con dinero de la empresa Traverso, cuando al parecer hacía tareas de custodia. Por ese hecho Castillo fue desplazado y, en respuesta, el municipio le quitó las camionetas a la fuerza, por considerar que el Ministerio había roto con los convenios. No fue lo que explicó ayer ni Descalzo, ni su subsecretario de Seguridad, Hugo Rojas, que se vio absolutamente desbordado por la situación. Los móviles de la prensa no entendían bien la situación, pero los vecinos se lo fueron a cobrar.

CmRkVw2XgAAucZg