«La policía local no puede ser un ejército de los intendentes al servicio de negocios espurios»

Luego de la batalla de Ituzaingó, y en medio de una investigación sobre los comisarios de este distrito, el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, aseguró que «la policía local no puede ser un ejército de los intendentes al servicio de negocios espurios» en un reportaje a La Nación.

El funcionario que ya desplazó a 3000 policías e intimó a otros 1100 a presentar sus declaraciones juradas sostuvo que «cuando uno tiene decisión de enfrentar a las mafias hay tipos que pierden el negocio, pierden plata y pierden privilegios».

«Seguramente habrá sectores minoritarios (de la policía) que tienen resistencia. Sin dudas. También hay sectores políticos, judiciales y del juego», dijo.

El mes pasado Ritondo desplazó al jefe de la Policía Local, Jorge Castillo, y el viernes desafectó a otros tres producto del enfrentamiento con vecinos y barras sobre la avenida Ratti. «Hubo policías que actuaron mal y que van a tener que ser sancionados. Un policía no puede tirar piedras, no puede estar en ese lugar sin el uniforme y por eso van a ser sancionados», explicó el ministro.

La crisis política y de seguridad que se desató en Ituzaingó cuando quedó al descubierto, gracias a un asalto comando, el negocio que Castillo manejaba con los «pitufos», como llama la gente común a los uniformados e inexpertos agentes de la UPL.

Asuntos Internos investiga el modus operandi.

Pero la red política tejida por Descalzo también quedó expuesta. Ni el gobierno local, ni Cambiemos explicaron por qué el empresario Alberto Traverso tenía aparentemente una custodia de la Policía Local. Amigo del intendente y suegro del jefe de bloque de concejales macristas, su nombre pasó inadvertido unas semanas hasta que el caso fue revelado por agentes, concejales de la oposición y finalmente confirmado por la Provincia.

«Acá hubo un proceso de Asuntos internos donde, por una serie de irregularidades en el manejo de la policía local se decidió la intervención por parte de la provincia. Y está denunciado en la Justicia de Morón. Cambiamos el jefe de la comisaría porque entendimos que utilizaba a la Policía Local para fines privados como servicios de custodias personales, barrios privados, supermercados, negocios privados», expresó el ministro de Seguridad.