Descalzo apuntó a Ritondo por las denuncias, pero los concejales igual pedirán interpelación

El intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, apuntó contra el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, tanto por los incidentes del jueves 30 como por las denuncias de corrupción en la Policía Local, reunido con concejales. No satisfecha, la oposición igual avanzará hacia la interpelación.

La reunión se organizó para ayer por la mañana, luego de que los bloques de Cambiemos, Frente Renovador y Progresistas firmaran el proyecto de interpelación, que ya pasó por dos comisiones y sería aprobado la semana que viene en el recinto. El intendente, entonces, tendrá cinco días para ir o enviar a un funcionario a dar explicaciones en una sesión extraordinaria (y pública) por la crisis que se desató hace 15 días con la fuerza policial.

«Con la Policía Local no hay ningún problema», declaró Descalzo a la salida de una reunión, en la que se victimizó e intentó correr el eje de la discusión. Según dijo, «hay una interna en la Policía Local, porque que los intendentes quieren que sea de la Municipalidad». contó Julio Díaz, de Cambiemos.

Descalzo sostiene que la pelea es por el manejo de las policías, que Ritondo dijo que «no pueden ser el brazo armado de los intendentes», en medio de una denuncia contra los negocios espurios que habría habido en Ituzaingó, de la mano del desplazado Crio. Jorge Castillo, como de la propia municipalidad.

Castillo había sido puesto por Descalzo. Luego de un asalto comando al empresario Alberto Traverso quedó expuesta una custodia de la Policía Local. Agentes de la fuerza declararon ante Asuntos Internos, y lo hicieron público ante las cámaras de Periodismo Para Todos, que Castillo los mandaba a hacer custodias privadas, que él cobraba, y que el gobierno local los obligaba a «hacer bulto» a actos y movilizaciones políticas, como también a custodiar casas de «punteros». Ritondo presentó una denuncia penal en Ituzaingó y decidió no atenderle más el teléfono al intendente Descalzo.

Tras el desplazamiento de Castillo, la Municipalidad le quitó patrullas y celulares a esa fuerza. El jefe comunal deslinda responsabilidades en el subsecretario que dio la orden y dice que inició un sumario interno. Por supuesto, Hugo Rojas, que puso la firma, sigue en su cargo como si nada pasara.

Ante los concejales, Descalzo prefirió hablar de los incidentes frente al circo Royal, que de las denuncias en su contra.

«Nosotros estamos haciendo un sumario administrativo. Además nos vamos a dirigir a la Justicia, estamos en contacto con los fiscales, para que se esclarezcan los hechos. Vamos a hablar con la Provincia. Para nosotros la seguridad es una política de Estado, no tiene que ser de uno y otro sector. Vamos a ir a las cámaras para que haya una ley de policía local que nos permita hacernos cargo de la seguridad», sostuvo al noticiero de Supercanal.

«Creo que hubo en las redes sociales durante 10 días mucha manija con el tema del secuestro de chicos, que no ocurrieron y terminó con esto de acusar a la pobre gente del circo, que no tenía nada que ver . Lo que hicieron es romper y robar, y armar esa movilización que terminó en grupos violentos, identificados con el Club Ituzaingó. No son barras (lo que apuntaría contra el PJ local). Todavía hay cinco detenidos», explicaba ayer al mediodía.

«Le echa la culpa a Ritondo de todo lo que pasó, se hace cargo de la quita de patrullas pero dice que hubo una operación. De ser cierto, tendría que haber realizado la denuncia penal correspondiente», contó el progresista Nahuel Segovia. Por su parte, el socialista Esteban Vallarino cree que si tanto quería el control de la Policía Local, el intendente tendría que haber hecho fuerza por la ley y no aceptar el convenio con el ex gobernador Scioli.

Ante los concejales, Descalzo «negó las acusaciones de vinculación con Castillo y dijo que nunca había prestado servicios ilegales para empresarios o políticos». «Señalé que era valorable que esté, pero vamos a avanzar en la interpelación», apuntó Vallarino.

Descalzo intentará reunirse hoy con el ministro de Gobierno bonaerense, Federico Salvai. «Igual seguimos con la interpelación», apuntó el massista Hugo Rocha, uno de los que quiere ir a fondo. En Cambiemos todavía quedan dudas sobre sus integrantes, algunos muy cercanos a los empresarios Osvaldo Marasco (dueño del predio donde estaba el circo) y Alberto Traverso, el empresario cuyo asalto desnudó los negocios con la UPL.

Ayer, concejales macristas intentaban reconstruir la confianza no sólo de Vidal y Ritondo, sino también el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, que comenzó a jugar en Ituzaingó. De hecho, aprobó el traslado del jefe de la Policía Local para que dirija esa misma fuerza en Ituzaingó.