El HCD de Ituzaingó aprobará la interpelación, mientras Descalzo intenta presionar a Ritondo

La crisis política desatada en Ituzaingó por la Policía Local continúa acorralando al intendente, Alberto Descalzo, que al no poder retomar el diálogo con el ministro de Seguridad bonaerense buscará apoyo entre sus pares. El miércoles, el HCD aprobaría su interpelación, que sería este viernes.

Descalzo pateó el tablero, el mes pasado, al retirar las patrullas, luego de que el ministro Cristian Ritondo reemplazara al Crio. Jorge Castillo como jefe de la UPL: No sólo quedó expuesto por una decisión que ni él mismo se animó a justificar o defender, sino que después explotaron las denuncias.

Es que agentes de la fuerza aseguraron a Asuntos Internos que Castillo los mandaba a hacer tareas de custodia que él cobraba. También lo hicieron público al programa Periodismo para Todos, donde acusaron al municipio de ordenarle ir a actos políticos y cuidar casas de «punteros»  de PJ.

Ritondo no le atendió más el teléfono a Descalzo, a quien no le aceptó la devolución de las patrullas. A fin de cuentas, como minimizaron en la comuna, estaban en mal estado. Tanto como la sede de la Academia, que la Provincia cerró. Ahora los aspirantes a la Policía Local estudian en Morón.

El intendente intentó la semana pasada acercarse a la gobernadora, en una entrevista con su ministro de Gobierno. Sin embargo, no consiguió nada. No hubo siquiera una foto. Un sórdido comunicado explicó que charló «sobre temas de seguridad del distrito de Ituzaingó» con Federico Salvai.

Descalzo pidió ver a Vidal, vestido ahora de corderito: «Más allá de las diferencias políticas, es necesario que trabajemos juntos por el bien de nuestros vecinos y por el crecimiento de nuestra Provincia. No es cortando el diálogo con los municipios como lo hizo el Ministro de Seguridad como se solucionan las cosas, sino dialogando y buscando las soluciones que contribuyan a que los vecinos de la Provincia vivan mejor y más seguros».

Como no le dio resultado, este lunes recibió a intendentes del FPV para redactar un documento crítico contra Ritondo y tratar de presionar así a Vidal. La excusa es que quieren una Policía Local manejada por los municipios. No fueron tan contundentes cuando Daniel Scioli ordenó sacar la unidad por resolución. “Acordamos trabajar en conjunto con los demás bloque políticos de las Cámaras Bonaerenses para consensuar una ley que permita el funcionamiento normal de las policías locales”, afirmó Descalzo tras la reunión con sus pares en el predio de La Torcaza, en Ituzaingó Norte.

Pero todo el PRO está enojado con el intendente, mucho más que los concejales del Cambiemos, que ahora intentan despegarse de quien fue su candidato a intendente, Osvaldo Marasco. El x funcionario y amigo de Descalzo cuestionó a Vidal en plena campaña y hasta se dejó ganar.

Un integrante de la bancada macrista intentó acercarse la semana pasada al intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, que empezó a armar en el distrito.

Pese a las explicaciones de la semana pasada, cuando apuntó a Ritondo por la batalla del Circo Royal (sostuvo que fue algo «armado» desde la política), el intendente tendrá que dar explicaciones en el recinto. O al menos enviar a alguien, para que sea interpelado durante una sesión extraordinaria.

El pedido ingresó en el orden del día de la sesión ordinaria de este miércoles. Es por los incidentes del jueves 30 de junio y no hace mención a las  denuncias contra la Policía Local, que es lo más grave políticamente. De esta forma sería aprobado por unanimidad. De todas formas, la oposición tiene las manos: son doce, si no falla ninguno de los bloques que firmaron: Cambiemos, FR y Progresistas. La interpelación sería este viernes.