“Dejamos un distrito en marcha, con errores y aciertos», sostuvo el ex intendente Luis Acuña

El ex intendente de Hurlingham y actual secretario de Relaciones Parlamentarias del Senado bonaerense, Luis Acuña, acusó a la gestión de su sucesor Juan Zabaleta de “no tener las cuentas del Municipio en orden”. El padre de los concejales Emiliano y Fabrizio es el referente local del massismo.

“Me molesta la situación que se vive en Hurlingham. Muchas obras están paralizadas, como las cloacas, porque para eso hay que tener las cuentas en orden”, acusó Acuña.

Desde la gestión Zabaleta, fustigó el “desorden” y el cuadro financiero “crítico” que dicen haber encontrado a su arribo, en diciembre último, al Municipio.

Para el ex intendente, en cambio “dejamos un distrito en marcha, con errores y aciertos, pero fundamentalmente saneado económico y financiero, sin deuda alguna. Al contrario, lo dejamos con 11 millones de pesos del Fondo Educativo para terminar el Jardín 3 y comenzar la reconstrucción del Jardín 2 donde hay que realizarlas en dos etapas».

«Esos fondos son municipales logrados desde la Ley gestionada por los intendentes. Hoy no sabemos si esos fondos están, si se usaron para otra cosa cuando estaba previsto que tuvieran un destino específico, el de educación: jardines de infantes, centros de formación profesional, centros culturales o la Casa del Niño”, explicó.

Para el dirigente del Frente Renovador, los servicios puestos en marcha durante su mandato “se van deteriorando”. “En Salud, el Oftalmológico y el Odontológico resintieron su atención. El complejo de piletas del Polideportivo estuvo cerrado porque sus aguas se contaminaron por falta de mantenimiento. Tenemos denuncias de falta de pediatras en el Hospital San Bernardino y dejaron de entregar los medicamentos a la gente”, disparó.

Acuña dijo que sigue de cerca la actividad política local. “Decidí guardar un prudente silencio durante los primeros casi cinco meses de gestión. Ahora, me parece una buena ocasión para que se demuestre todo lo que se habló en la campaña. Y eso se ve escuchando a los vecinos, sin perder esa relación que siempre tuve”.

Respecto al traspié de octubre pasado, el ex intendente lo explicó en que “la gente tomó la decisión. Quizás por el agotamiento, porque uno llevaba muchos años en gestión. Todo cambio genera expectativas, lo vimos en Nación y en Provincia y en el municipio. Por mi parte, hice todo lo posible para que los vecinos entendieran lo que habíamos hecho”.

Finalmente, dijo que su espacio cuenta con enormes expectativas en lo provincial y en lo local. “El Frente Renovador es un espacio no estructurado en base a los cargos electivos. Desde aquel Grupo de los 8 lo que nos destacó fue el contacto con la gente, el estar cerca de sus problemas y necesidades».

«En 2013 con apenas once intendentes ganamos en la Provincia con 45 puntos. Tenemos un dirigente muy sólido como Sergio Massa para trabajar en el crecimiento para el año próximo. Creo que ganaremos desde un espacio plural donde las experiencias de gestión se van a comprobar a los ojos de la gente. En lo local, creo que debemos ir hacia el recambio, con una confluencia para que la organización pueda elegir a sus mejores hombres y mujeres para que sean sus candidatos”, concluyó.