Hallan una antigua una bala de cañón activa, en el obrador del soterramiento del Sarmiento

Operarios que trabajan para el soterramiento del tren Sarmiento encontraron en un viejo galpón que pertenecía a los FFCC una bala de cañón del tamaño de una botella de gaseosa de tres litros. Aunque oxidada por los años aún está activa, según informó la Brigada Anti Explosivos de la Policía.

El explosivo se encontró en un predio a la altura de la Av. Rivadavia, entre Concordia y Suipacha, en Haedo, cerca de la máquina tuneladora. Se supone que están poniendo esa maquinaria en condiciones para comenzar con el proyecto entre agosto y septiembre. El hallazgo descolocó a todos.

“Se encontró un proyectil, no sabemos aún cómo llegó ahí, los estamos investigando con archivos históricos. Es de la posguerra”, confirmó Sebastián Cinquerrui, secretario de Seguridad de Morón. El explosivo es de artillería, está activo y en su cabeza tiene un sistema doble de explosión.

Apenas se lo encontró, se llamó a la división explosivos de la policía bonaerense, se convocó a los bomberos, a defensa civil, se aseguró la zona y un juez intervino a través de un escrito autorizando la detonación del explosivo.

La detonación iba a llevarse adelante en un playón con 50 metros de perímetro de seguridad, sin embargo, como no sabían la capacidad explosiva del proyectil, que tendría más de 60 años, se decidió llamar a la división de explosivos de la Policía Federal, con más experiencia en el tema.

La brigada de explosivos llegó al predio con un camión especial para realizar el trabajo y se decidió transportarlo a la sede central para su análisis. El objeto fue depositado en una cápsula de acero de forma esférica, que se abre en dos y en su interior tiene una cama elástica. “La bomba se puso allí, se cerró y fue retirada del predio. Por lo que nos dijeron sería un proyectil de la posguerra”, explicó Cinquerrui.

El proyectil, después de los estudios, será transportado a una cantera que la brigada tiene cerca de la ruta 2 en Hudson, para su detonación controlada.

El proyectil tiene más de 60 años y el tamaño de una botella de tres litros de gaseosa. Según se informó, es calibre 75 mm y corresponde a los cañones Krupp, un armamento de artillería de origen alemán que se utilizó en la I Guerra Mundial y que luego formó parte del Ejército Argentino.

«Por lo que nos dijeron sería un proyectil de la posguerra; como esta zona fue el playón de maniobras más grande del país, es probable que haya habido algún cargamento. Estamos buscando en los archivos históricos «, dijo Cinquerrui, hoy, en declaraciones a la señal de noticia de cable TN.

El funcionario explicó que se ordenó el armado de un equipo para rastrillar la zona para establecer si se detecta, en superficie, algún otro elemento o solo se trató de una casualidad aislada.