Después de una semana, reacción de vendedores ambulantes, con piquetes y marchas en Morón

Una semana después del operativo que levantó la red de venta ilegal en el área central de Morón, un grupo de vendedores callejeros volvió esta tarde a las calles para protestar contra la medida del gobierno de Tagliaferro. Hubo corte de calle y marcha a la Municipalidad, que no da marcha atrás.

La reacción de los puesteros tardó en llegar, pero era de esperarse. El último incidente ocurrió hace tres años, también después de un operativo de desalojo.

El jueves de la semana pasada unos 250 efectivos colaboraron para que la Municipalidad obligue  a retirarse a los vendedores que ocupaban la vía pública sin ningún tipo de permiso, en rigor a las ordenanzas vigentes. Pero, a diferencia de otras veces, se mantuvieron guardias para que esta vieja estructura no pueda rearmarse en la calle. Hasta hoy no había habido incidentes. En la negociación se les había permitido retirarse con la mercadería.

Ante la protesta de este jueves, que llegó al municipio con consignas de protestas y el recuerdo aún fresco de la lucha que ganaron ante el gobierno de sabbatellismo, la gestión local redobló la apuesta: «El Municipio de Morón repudia el accionar de grupos violentos que buscan extorsionar al Gobierno que encabeza el Intendente Ramiro Tagliaferro en su firme decisión de terminar con la venta ilegal en vía pública y las mafias que la organizan».

En un comunicado, el Ejecutivo denunció que «los manifestantes quemaron neumáticos y basura frente al Palacio Municipal, en un intento de extorsionar al Intendente, que se mantiene firme en su lucha contra las mafias que operan en la venta ilegal en vía pública».

La protesta llevó a que el Concejo Deliberante cerrara sus puertas, declarase asueto y suspenda la sesión ordinaria que estaba prevista para esta tarde.

«Este tipo de actividades tienen una fuerte organización mafiosa detrás que busca beneficios irregulares, mediante actividades que no cumplen las normativas vigentes y que perjudican a los comerciantes, que contribuyen con sus impuestos y dándole trabajo a los moronenses», ratificó la gestión.

La decisión política fue respaldada por la presidenta del bloque de Cambiemos, Analía Zapulla, aunque el operativo ya había despertado críticas en la izquierda y en dirigentes del Frente Renovador. Una batalla similar se produjo a principios de 2000, cuando Martín Sabbatella envió a la «Feria Internada a los vendedores de la «Peatonal Sarmiento», que habían cerrado esa calle, entre 25 de Mayo y Belgrano, con el aval de las gestiones peronistas anteriores. Esta red cuasi mafiosa se enfrentó a todos los gobiernos y siempre consiguió mantener vivo el negocio. Se verá en adelante.

13680757_887967777974734_6513730063029783061_n