El sabbatellismo, la izquierda y la UOM se movilizaron contra Macri en la Plaza de Morón

Con la participación de la Unión Obrera Metalúrgica como novedad respecto al «ruidazo» anterior, unos 300 militantes se concentraron anoche en la Plaza de Morón para repudiar las políticas del Gobierno, convocados por el kirchnerismo duro y el FIT. El PO se despegó del caso «Sueños Compartidos».

«Nos manifestaremos contra los tarifazos de los servicios públicos y en defensa del salario, los puestos de trabajo y la producción nacional», había anunciado la UOM de Morón después de una asamblea en la que no logró reunir otros gremios de la CGT regional.

«Como en todo el país, participamos del ruidazo popular convocado por la ciudadanía, organizaciones sociales, asociaciones de usuarios y consumidores, y distintas instituciones, contra el brutal aumento de las tarifas en los servicios públicos de luz, agua y gas», expresó el presidente del bloque de concejales del FPV, Hernán Sabbatella.

«En Morón el intendente Tagliaferro no quiere acompañar a los vecinos en su lucha contra el tarifazo», recordó. En los distritos donde gobierna el PRO no hubo amparos judiciales, que de todas formas frenó los tarifazos de luz y gas.

«Ante la pasividad de Tagliaferro los concejales del Frente para la Victoria presentamos un amparo colectivo, y nuestro equipo jurídico se encuentra acompañando a los vecinos e instituciones en sus presentaciones judiciales» agregó el concejal K.

Sabbatella apuntó otra vez contra el intendente al señalar que «se lo ve bailar y festejar en fiestas privadas con recursos públicos pero no defender los derechos de los vecinos y vecinas».

Lo dijo 12 horas antes de que el Ejecutivo baje al recinto deliberativo a responder por aquella previa del Bicentenario, aunque no en la voz de Tagliaferro.

La sesión está prevista para este viernes a las 10. La convocatoria opositora coincidió con la indagatoria a Hebe de Bonafini por la estafa del plan de viviendas «Sueños Compartidos», que diseñó con fondos públicos la fundación que preside. Al no aceptar la citación el juez De Georgi pidió su captura, lo cual movilizó al cristinismo, con Martín Sabbatella, Luis D’ Elía, Amado Boudou y Edgardo De Petris, entre otros, en defensa de la Madre.

Aunque movilizó en Morón y en Hurlingham, el PO se despegó de esa movida. «Sueños Compartidos es la consecuencia más lacerante de la cooptación política que llevó adelante el kirchnerismo con una parte de los organismos de derechos humanos», señaló el Partido Obrero en un comunicado.

Y agregó: «Esa cooptación no sólo sirvió para encubrir violaciones a las libertades, detenciones y persecuciones a luchadores, durante la década que tuvo al frente del Estado a los Aníbal Fernández y Milani. Fue, además, la pantalla de una operación económica, donde el pañuelo de las Madres fue usado para encubrir a empresarios de la construcción y a una camarilla de funcionarios que sobrefacturaron obras, precarizaron obreros y frustraron el acceso al techo de miles de familias trabajadoras».

«Naturalmente, este pantano de «Sueños Compartidos» le está prestando un servicio invalorable al gobierno ajustador del macrismo, para disimular, no sólo su impasse económica y la crisis social, sino también las propias fechorías de los Calcaterra y Caputo con la obra pública», concluye.

13872912_1052116548157443_4482929571707223576_n