Nuevo Encuentro repudió el escrache a su líder y un ministro invitó a no votarlo «nunca más»

El ex intendente de Morón Martín Sabbatella perdió un vuelo en el aeropuerto de Santiago del Estero cuando un grupo de personas lo trató de «delincuente» y «chorro». El líder del Nuevo Encuentro identificó a un dirigente del PRO. El ministro de Justicia indicó que el peor repudio son las urnas.

El ex titular del AFSCA se embarcó anoche por la empresa Aerolíneas Argentinas con su esposa, la senadora bonaerense Mónica Macha y  agentes de prensa, pero perdió el vuelo por una discusión en el aeropuerto. «Lamentablemente vivimos un mal momento con mi esposa y mi equipo de prensa, pero hemos hecho la denuncia para que esto no quede así y ninguna persona esté habilitada a insultar a otra y todo quede impune», contó.

«Esto es fruto de un clima de agresión, de violencia y de hostigamiento que genera el discurso oficial y que hace que alguno se pueda sentir habilitado a insultar por la calle. Yo no digo que los manden, pero puede que se sientan con el derecho de hacerlo», destacó Sabbatella.

Los protagonistas de la discusión fueron demorados por la Policía de Seguridad Aeroportuaria. Abordaron otro avión, mientras el video se viralizaba.

El ministro de Justicia, Germán Garavano, recordó que la grieta de los escraches son heredados: «Nunca son buenos los escraches. Se puede ir a hablarles, pero no con agresiones o insultos. La mejor forma de repudiar a los políticos que a uno no le gustan es no votarlos nunca más», dijo hoy.

En ese marco, el titular de la cartera de Justicia agregó que «si un ciudadano tiene elementos sobre delitos (cometidos) debe acercarse a la justicia», y atribuyó los escraches «a parte de lo que ocurrió durante los últimos años de mucha conflictividad y violencia, incluso verbal».

Nuevo Encuentro sumó el hecho a una serie de actos: «Sabbatella fue agredido por un funcionario del PRO en Santiago del Estero obligando a diez personas a no poder embarcar al avión. La casa de la periodista Cynthia García fue saqueada: se llevaron sus herramientas de trabajo. Guillermo Moreno también sufrió el robo a su oficina. En la semana en que intentaron detener a Hebe, y la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió amenazas por carta. Crece el clima de violencia y persecución alentado por un gobierno que busca tapar la crisis social y económica».