Un policía de la Federal fue asesinado durante un intento de asalto, en su casa de El Palomar

Un agente de Policía Federal y además bombero voluntario fue asesinado a balazos en el pecho cuando llegaba a su casa de El Palomar. En principio, se habría resistido al intento de robo de su auto. Lo trasladaron en un patrullero hasta el hospital Alejandro Posadas, donde murió de inmediato.

El hecho fue cometido anoche en la calle Chanas al 2200, donde al menos dos ladrones intentaron robarle el auto a un suboficial de la Federal que iba vestido de civil y se resistió a los tiros. Le vaciaron el cargador.

La víctima es Miguel Angel Cruz, de 35 años, cabo de Policía Federal que prestaba servicio en la comisaría 43.

Su hermano Juan Pablo volcó su impotencia en su perfil de Facebook. “Sucedió que lo quisieron asaltar en su casa a mi hermano y le disparó un HDP que destruyó a una familia! A una persona que era un ejemplo de vida”.

Vecinos contaron que advirtieron del crimen por el ruido de las detonaciones. “La ambulancia tardó, pero como era de la Policía, cuando vinieron dos patrullas lo trasladaron de inmediato”, contó un hombre al canal TN esta mañana.

En tanto, los delincuentes huyeron a bordo de un Chevrolet Corsa sin robar nada. Con este caso, suman ocho los agentes de la Federal asesinados en el área metropolitana en lo que va del año.

En tanto, diez policías de las dos principales fuerzas murieron en un hecho de inseguridad en el Gran Buenos Aires. El último caso había ocurrido el 28 de junio en Lanús.

Policías de la comisaría 6a. de Morón rastrillaban la zona en busca de cámaras de seguridad particulares que pudieran haber captado la llegada o la fuga del o los asaltantes. Peritos de la policía bonaerense recolectaron en el lugar al menos 15 vainas servidas.

Además, el titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Morón, Fernando Capello, ordenó el secuestro de las imágenes de las cámaras de seguridad municipales.

Ayer a la tarde, el Destacamento 1o. de los Bomberos Voluntarios de El Palomar homenajeaba el trabajo que realizaba desde hacía casi dos años el policía asesinado.

“Era una gran persona, padre de una beba de ocho meses y un excelente bombero”, dijo Carlos, de ese destacamento. Por su parte, un vecino recordó que cuando el policía fue baleado salió de su casa para ayudarlo, “estaba consciente” y pedía “por favor” que lo llevaran al hospital.

“Yo escuché no menos de diez pero la Policía encontró no menos de quince vainas”, explicó el vecino.

big_9af73da962d20da5c548b426e15c291c