Cámaras empresarias cuestionaron el fallo de la Corte, que avaló la tarifa de gas para el sector

Luego del fallo que frenó el aumento de tarifas sólo en el caso de los usuarios residenciales de gas, que representa apenas el 26% del consumo, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, como la Empresaria (CGERA), pidieron al Gobierno que el beneficio incluya a industrias y comercios.

Aunque la decisión del Máximo Tribunal es, en teoría, un golpe político para el macrismo, el fallo no hizo otra cosa que darle una salida institucional a la p0lémica por los aumentos, que más temprano que tarde van a llegar al sector domiciliario, y los avaló sobre el 74% del consumo.

El PEN se ajustó a derecho sin titubear: publicó hoy el llamado a audiencias públicas para avanzar con la actualización de las tarifas. El costo del fallo es ahora de $13 mil millones para el Estado. Pero pudo haber sido de $80 mil millones. Cumplido ese paso técnico el ajuste será casi inevitable.

La Corte fue salomónica y protegió al sector más débil, cuando todos lloran y se pelean por mantener el margen de ganancia. La propia CAME había puesto como ejemplo del ajuste el caso de una «fábrica de mermeladas» que pagaba la irrisoria cifra de 500 pesos de gas, contra los casi 5 mil que le llegó en mayo, con topes. No es, pese al loby, un monto que vaya a variar la ecuación de una empresa. Pero si lo es para un asalariado medio.

«La decisión de la Corte Suprema de Justicia referida a las tarifas de gas, ha sorprendido negativamente a la pequeña y mediana empresa que se siente desprotegida frente a la arbitrariedad de aumentos tarifarios que en muchos casos pusieron en tela de juicio la supervivencia de miles de fuentes genuinas de trabajo», cuestionó CAME.

Y aclaró: «Nadie discute la necesidad de actualizar tarifas absurdas; pero en cuadro recesivo, los aumentos anunciados y replanteados significaron golpes difíciles de absorber por las economías de las PYMES».

Por otra parte, el presidente de la CGERA, Marcelo Fernández, celebró el beneficio para los «usuarios residenciales, que son los que en definitiva consumen nuestros productos».

Pero señaló que «no entendemos por qué las empresas PYMES quedaron afuera ya que somos justamente quienes generamos el 80% del empleo».

«Las empresas estamos atravesando momentos muy duros y no podemos afrontar tarifas tan altas que directamente deje a las PYMES fuera de competencia», apuntó.

Fernández encabezó el lunes, en el salón del Banco Credicoop de Morón, el Día del Empresario Nacional. Ex referente K, expresó: «Sabemos que estamos viviendo una situación difícil, pero juntos vamos a trabajar para pasar este momento que esperemos que sea un nubarrón y que pronto volvamos a la senda del crecimiento, del pleno empleo, del trabajo y del mercado interno».

También estuvieron presentes el presidente de la Federación Económica de la Ciudad de Buenos Aires (FECIBA) y dirigente de CGERA, Raúl Zylbersztein; el vicepresidente de Asociación de Importadores y Exportadores de la República Argentina (AIERA), Horacio Consolo y el secretario de la Cámara Argentina de Fabricantes de Herrajes y Afines (CADEFHA) Andrés Capriati.

Asimismo, el evento contó con la presencia de los concejales del FPV de Morón Hernán Sabbatella, Virginia Veyga y Florencia de Luca.