Bruno (der) en Obras Sanitarias

La reunificada CGT abrió un proceso de «negociación», y sin paros contra el Gobierno

El secretario gastronómico de Morón, Domingo Bruno, celebró la reunificación de la CGT y tras presenciar el acto en Obras Sanitarias dijo que se inicia un período de «negociación» con el Gobierno para defender salarios, producción nacional y empleo. Otro concejal celebró la designación de su padre.

«La CGT unificada es importante políticamente, porque va a haber una presión para que se instrumenten soluciones. Está el reclamo del impuesto a las Ganancias. El otro tema es parar la inflación. Hemos cerrados los convenios en un promedio del 34% y la inflación es más del 40. Como sea hay que adecuar los sueldos. También proteger las fuentes de trabajo, porque hay fábricas que bajan la producción y empieza la importación como en los ’90», sostuvo el actual concejal del Frente Renovador de Morón, esta mañana, en declaraciones al programa Punto de Encuento (FM La Siglo).

«El trabajador no puede pagar los desaciertos del gobierno. Se lo dijimos al anterior y lo decimos a éste», insistió el referente regional de Luis Barrionuevo.

Bruno pertenece a la CGT Azul y Blanca, que se unificó en la nueva conducción de la Confederación General del Trabajo, que ayer quedó conformada por un triunvirato, con aval de Hugo Mouano y Antonio Caló, quienes dirigían las dos partes en que se había dividio la CGT en la era K.

Sólo faltaron algunos gremios importantes, mientras que La Bancaria sugirió ir al paro nacional como primera medida y se retiró, en minoría, del congreso.

«Si el gobierno da respuesta no hace falta hablar de paro. Le dimos la directiva a los nuevos conductores para que negocien con el Gobierno, de manera tal de que entienda que tiene que rectificar el rumbo. Si no, tenemos las herramientas. Si es necesario una medida de fuerza lo vamos a hacer. Pero es un último recursos. Nadie habló de ir al paro. Lo hizo La Bancaria, pero por su cuenta. Se abre un periodo de negociación», aclaró Bruno.

El reloj empezó a correr. «Estamos asustados. Hasta Coto le compra televisores a China. Hay que ir por el trabajo argentino, que la gente no compre importado. Si no, nos quedamos sin laburo», apuntó el gastronómico.

Por ahora, su gremio no se queja demasiado. «En establecimientos grandes hay problemas, porque dependen de fábricas u hospitales, o en los bingos, que ha bajado mucho. Pero en los negocios no, algunos cierran y otros abren. Lo que pasa es que estamos lidiando con el problema de la media jornada mentirosa y el trabajo en negro. Hay más del 40% en negro y 20% que trabaja media jornada en negro. No podemos quejarnos», indicó.

El nuevo triunvirato integrado por Héctor Daer, de Sanidad; Juan Carlos Schmid, de portuarios, el diputado Carlos Acuña, de Estaciones de Servicio.

Hay tres sectores sindicales que no se sumaron: el taxista Omar Viviani, SMATA y la Unión Ferroviaria. Otro es el sector de peones rurales de Gerónimo Venegas, quien integra el frente Cambiemos y buscó impugnar el congreso. Aunque ninguna de estas facciones estuvo representada ayer.

El hijo homónimo de Carlos Acuña, concejal renovador en Ituzaingó, posteó: «Felicitaciones a los compañeros del nuevo consejo directivo de la CGT por la unidad tan anhelada por el movimiento obrero y en especial a mi padre. Me llena de orgullo esta inmensa responsabilidad que vas a ejercer a partir de hoy».

 

CGT