Investigan a dos custodios de Vidal y Lanatta asegura que su fuga estuvo armada contra ella

El ministro de Seguridad  suspendió a dos policías que debían custodiar la casa de María Eugenia Vidal, en Castelar, donde ayer se encontró un cartucho de escopeta. También fueron allanados sus domicilios. A las amenazas se sumó también una versión de Martín Lanatta sobre la triple fuga.

La decisión del ministro Cristian Ritondo es preventiva. Al mismo tiempo, el fiscal de Morón Claudio Oviedo allanó los domicilios de los custodios de la Policía que todavía vigilan la propiedad que habitaban la gobernadora y el intendente, Ramiro Tagliaferro, hasta antes de su separación.

Los procedimientos se hicieron en La Plata y en Berisso, y estuvieron a cargo de efectivos de la Gendarmería. Se secuestraron teléfonos, documentación y teléfonos celulares.

El cartucho calibre 16 se halló luego de que los uniformados se ausentaran por una hora del puesto. Alegaron que lo hicieron porque debieron concurrir a la seccional de Castelar Norte con el propósito de retirar un vale para cargarle combustible al patrullero en el que se movilizaban.

A esa altura, Vidal habría recibido una serie de llamados intimidatorios, uno de ellos procedente de la Unidad Penitenciaria 9, en la cual un hombre le decía que «le iba a explotar la Gobernación». Apuntan a un preso de la Unidad 9 de La Plata que fue identificado, luego de una investigación de las autoridades penitenciarias, y puesto a disposición de la fiscal Leyla Aguilar. Estaba un pabellón con teléfono por «buena conducta».

Anoche también se evacuó la Gobernación por otra amenaza, que se volvió a difundir.

La gobernadora habló ayer sobre el tema. «Hacer lo correcto pone incómodos a algunos sectores», dijo. Y explicó: «La gente votó que vayamos contra los policías que conviven con el delito, votó que saquemos del Servicio Penitenciario a aquellos que también son funcionales al delito, votó que eliminemos las mafias de negocios que había dentro del Estado, combatir el juego ilegal, y todo eso tiene costos».

Tampoco detuvo la agenda pública. Pero a las sospechas de una operación contra su gobierno, su sumaron ahora declaraciones de Martín Lanatta.

«Nuestra triple fuga fue armada para voltear a Vidal», afirmó el ex líder de la llamada Triple fuga, quien se encuentra detenido tras la condena por el triple crimen de General Rodríguez.

Lanatta además dijo que detrás de las amenazas a la gobernadora bonaerense está la mafia penitenciaria y policial.

«Todos sabíamos que la gobernadora la iba a tener difícil. Era obvio», afirmó Lanatta al portal BigBang News, desde la cárcel de Ezeiza. Este hombre, junto a su hermano Cristian y Víctor Schillaci, protagonizaron una escandalosa fuga del penal de Alvear, el último 27 de diciembre.

El detenido cuenta que ese día «nos abrieron la puerta para matarnos. Y querían dejarle tres muertos al Gobierno».