Liberaron al «capo» del juego clandestino, que dijo: «Estamos obligados a pagarle a la Policía»

Adrián Almáraz, el detenido y procesado por liderar una organización de juego clandestino en el Oeste del GBA, salió hoy a defenderse. Dijo que le da «trabajo a 400 familias» y que su intención era salir de la ilegalidad y «blanquear» la actividad. «Estamos obligados a pagarles a la Policía», admitió.

Almaráz recuperó la libertad pero continúa procesado. Para que sus siete agencias de juego ilegal pudieran funcionar, admitió que debía pagarle a la Policía. «Venían una vez por mes a buscar los sobres», dijo en declaraciones a al cantal TN estas mañana, aunque no precisó cuánto dinero les entregaba.

Días atrás, en un allanamiento a su vivienda, se secuestraron 12 millones de pesos y sobres destinados a diferentes seccionales de la Bonaerense.

Con naturalidad, explicó que tenía la «obligación» de «pagarle a la Policía» para poder operar. Y aclaró que él «sólo le pagaba a la Policía» y que «se supone que esto (los pagos de sobornos) llegaba hasta arriba».

«Nosotros no negamos que tenemos sobres de dinero para la Policía, porque nosotros arrancamos antes que la (Quiniela) oficial», detalló. Y remarcó que siempre tuvo la intención de oficializar su actividad. «Siempre quisimos legalizarnos, si tener que darle plata a la Policía no le conviene a nadie», justificó.

Almaraz, quien fue detenido este fin de semana en su casa de Morón en un procedimiento realizado por efectivos del Grupo Especial Halcón, admitió que los 15 sobres que le encontraron en con más de 770 mil dólares eran para distintas dependencias policiales.

«Tratar con policías y estar en negro no lo quiere nadie. Esto lo saben todos, que a la Policía se le da algo para no tener problemas. A muchas comisarías, pero esto existe en todos lados. Ahora venían a buscar una vez por mes el dinero. Me pongo a pensar que esto no lo legalizan, porque si no la Policía no cobra más», dijo a distintos medios de prensa el sindicado como «capo» del juego clandestino.

Almaraz señaló que trabaja en la quiniela ilegal desde la década del ´80 y que siempre quiso que su actividad pase a la formalidad.

«El poder político (provincial) anterior nos dejaba actuar e intentó legalizarnos, pero los que tienen la chapa» (en alusión a los agencieros legales) se opusieron», explicó, mientras aseguró que «capitalistas hay en todos los barrios».

«Esto pasa en La Matanza, en Merlo y en todos lados», expresó el hombre, considerado la cabeza de una estructura con cientos de levantadores de quiniela clandestinos.

Durante el operativo en el que participaron 40 efectivos del Grupo Halcón, se secuestraron 15 sobres con 750 mil dólares, 250 mil pesos y 10 mil euros, que tenían anotados los nombres de las distintas dependencias policiales, como la departamental de Morón, la comisaría primera de ese distrito, la de Haedo, las comisaría primeras de Merlo e Ituzaingó, la de Castelar sur y la División Narcotráfico.

 

Noticias Argentina, Clarín