Re Renovación Peronista: Subieron a Insfrán y Descalzo, bajaron a Scioli y Bossio prefirió irse

El Grupo Esmeralda, con el cual los intendentes peronistas intentan reeditar la «renovación peronista», se lanzaron ayer en sociedad con un acto dirigencial en homenaje a la consagración de Antonio Cafiero como gobernador en 1987. Lo bajaron a Scioli y Bossio prefirió irse. Cerró Juanchi Zabaleta.

El acto en un hotel porteño no contó con dirigentes identificados hoy con el cristinismo, a quien intentan dejar atrás aún sin críticas serias, pero hubo algunos chispazos naturales.

Los primeros en llegar fueron Daniel Scioli, Alberto Fernández, Diego Bossio y el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, la cara del Grupo, que lidera junto a los intendentes de Hurlingham. Juan Zabaleta; y San Martín, Gabriel Katopodis. También estuvo el massista Felipe Solá.

Como parte de la «renovación» hubo caras poco frescas, pero representativas del peronista, comor el presidente del PJ, José Luis Gioja; los gobernadores Domingo Peppo; Gustavo Bordet; Gildo Insfrán y Rosana Bertone.

El intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, que lleva 20 años en el poder, desentonó entre los nóveles de Merlo y La Matanza, Gustavo Menéndez y Verónica Magario.

Un intendente confirmó que los jefes comunales decidieron que Scioli, Bossio y Fernando Espinoza – ex intendente de La Matanza – no suban al escenario.

Pero además, el ex titular de Anses se fue en medio de los discursos, enojado. «Quiso hablar, y no pudo. Hablaron en el escenario los dirigentes que tienen representación territorial», explicó el jefe comunal. Algunos interpretaron que Bossio se fue cuando vio llegar al ex gobernador bonaerense.

Consultado sobre por qué no permitieron que Scioli subiera, dijo: «Espinoza y Scioli ya tuvieron su oportunidad».

Zabaleta cerró: «Tenemos que volver a enamorar. Queremos un peronismo que convoque y que no le tenga miedo a la autocrítica».

«Con el peronismo no alcanza, pero sin el peronismo no se puede. Vuelvan compañeros, las puertas están abiertas . ¡Vamos a recuperar la victoria y a gobernar la provincia en 2019!», arengó Zabaleta.

Finalizado el encuentro, en diálogo con Infobae, Martín Insaurralde aseguró que la cumbre tuvo tres motivos clave. «Una gran autocrítica», dijo en primer lugar.

Luego, agregó que planean «trabajar para que vuelvan los dirigentes que se fueron porque hicimos mal algunas cosas». Por último, señaló: «Estamos convencidos de que no vamos a ser la pata peronista del gobierno de Macri».

«Salvo Juan Manuel Urtubey, Alicia Kirchner y Juan Manzur, estaban todos los gobernadores», concluyó Insaurralde.

Por su parte, Gabriel Katopodis, intendente de San Martín, dijo: «Vamos a construir un peronismo renovado para ser mayoría. No vamos a dejar a la gente sin alternativa y sin futuro».

«La renovación tenía el mismo desafío que hoy tenemos nosotros: volver a representar a la mayoría y tener un proyecto superador. El peronismo tiene que tomar las demandas de la gente y proponer soluciones», finalizó el jefe comunal.

Todos juntos intentarán ofrecer una alternativa distinta al kirchnerismo y al PJ ortodoxo, ese que integran dirigentes que perdieron las últimas elecciones y que, entienden los organizadores, «deben darle paso a la renovación».

«Esta es la reunión del peronismo no procesado», disparó en una charla con Infobae otro reconocido dirigente justicialista que prefirió no dar su nombre.

fuente infobae