El Concejo Deliberante de Ituzaingó convalidó suba del 20% en la tasa de Seguridad e Higiene

Con Mayores Contribuyentes, el Concejo Deliberante de Ituzaingó aprobó anoche los cambios a la Ordenanza Fiscal y Tarifaria y elevar así un 20% los valores de tributos como la Tasa de Seguridad e Higiene, que no habían sido alcanzados por la actualización que ya había afectado a la TSG.

Con los cambios, las tasas en el distrito subieron un 50% este año, con un techo de más del 80% para aquellos que sufrieron la elevación de los mínimos. En julio el Ejecutivo había subido un 20% Servicios Generales, más allá del 30 aprobado a fin de año y que se había empezado a cobrar en enero.

La explicación de los funcionarios a los concejales fue que había un déficit de 60 millones de pesos operativos y que estaba en riesgo el pago de aguinaldos.

La ordenanza preparatoria para la «equiparación» de los aumentos había sido aprobada con respaldo del sabbatellismo, el massismo, casi todo el macrismo y la abstención de Libres del Sur. De todas formas, eso no impidió que llovieran las críticas por la mala administración de Alberto Descalzo, que está en el final de su carrera y anunció su retiro, como mínimo en 2019. Algunos hablan de 2017. Esto, en vez de aumentar, bajó la espuma.

«Esta es una decisión extrema, no deseada pero necesaria. Agradecemos a la oposición la responsabilidad demostrada, porque tanto los que gobernamos ahora como los que quieren gobernar el distrito votaron entendiendo la necesidad económica y financiera del municipio», expresó el presidente del bloque FPV-PJ, Juan Carlos Romieux. El sabbatellista Daniel Larrache apoyó el «equilibrio» y bromeó: «Si fuera del 1000% no lo acompañábamos».

El resultado de la Asamblea de Mayores Contribuyentes fue de 33 a tres. Sólo votaron en contra el concejal socialista Esteban Vallarino, su contribuyente propuesto, y el macrista Sergio Crego. El bloque de Carolina López y Julio Díaz, los únicos de Cambiemos que no avalaron la preparatoria brilló por su ausencia. En un comunicado se excusaron en razones de fuerza mayor, aunque sus contribuyentes acompañaron la reforma.

También votó favorablemente el contribuyente de Crego, recientemente apartado del bloque PRO que responde al intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, El jefe de la bancada, Gastón Di Castelnuovo, alegó razones de financiamiento que equipara con los aumentos de tarifas en el orden nacional: «Crego habla mucho en contra del aumento ahora pero él firmó el dictamen de Comisión, no nosotros. Después se abrió del bloque», explicó.

Como ocurrió antes, el concejal de Libres del Sur Nahuel Segovia, prefirió abstenerse, aún con críticas: «Nos aumentan a nivel nacional y provincial y ya que estamos aumentamos las tasas municipales». Su contribuyente votó en el mismo sentido. Su colega socialista no fue tan contemplativo con el doble discurso de Descalzo «contra Macri y Aranguren», que lo llevó a presentar amparos por la suba de tarifas, que después culpó por la baja de la recaudación local. «Antes de afectar a los vecinos con aumento de tasas, deberían haber optimizado los servicios», alegó Vallarino.

«No es grato aumentar tasas. Se han manejado mal, el aumento de insumos más la ineficiencia de las cuentas municipales nos llevaron a este cuadro», sostuvo el massista Roberto Rocha. «Estamos en contra del gobierno de Descalzo. Pero en momentos de crisis y con una administración tan mala no se puede desfinanciar el Estado. Prefiero ganarme la antipatía de la gente antes que provocar situaciones sociales más graves», explicó.

El renovador negó que exista una orden de «cuidar» al intendente. «Preferimos aportar algunas soluciones. Si el gobierno no toma alguna medida de las que le vamos a tirar, estos episodios se van a volver más recurrentes», indicó el ex precandidato a intendente, que termina su mandato en 2015.