Detuvieron a otro de los hermanos Salinas, por el «intento de homicidio» en la estación Morón

Víctor Salinas, el comerciante callejero que estaba prófugo desde el viernes, cuando atentaron contra su hermano Javier por el control de un puesto en la estación de trenes de Morón, quedó detenido el lunes, luego de que se presentara en la Fiscalía 5 con intenciones de declarar como «testigo».

Desde el viernes ya estaban detenidos Cristian Salinas y Adrián Plessis, acusados de intento de homicidio simple, agravado por uso de arma de fuego y tenencia de arma de guerra. La víctima, Javier Salinas, horas antes había vuelto a ocupar un espacio del cual lo habrían corrido el año pasado.

Javier salvó su vida de milagro, cuando pasadas las 9 de la mañana le cayeron sus hermanos en dos autos, armados, y le tiraron a matar directamente. Un impacto le dió en el pecho, cerca del cuello, pero no tocó ningún órgano vital. El otro le pegó en el glúteo. El sábado fue dado de alta.

Ni bien pudo pisar la calle, Javier declaró ante el fiscal Claudio Oviedo que Cristian y Víctor habían querido matarlo. Cuando el menor de sus hermanos (41) se presentó ayer ante la UFI, le informaron que quedaba detenido. Todos permanecen por ahora en la Comisaría 1° de Morón, donde esperarán el pedido de la Fiscalía, que todavía tiene un par de semanas para definir si los procesa y pide prisión preventiva o los decide liberar.

Una situación difícil de creer por las circunstancias en que se dieron los hechos, a plena luz del día, con una estación poblada que atravesaron a balazos.

Javier Salinas actúa como querellante. Tenía un local en el andén de la estación, pero no pudo renovar el contrato, ni tampoco mudarse a la Feria Peatonal Sarmiento que ofreció la Municipalidad a 46 vendedores. Ese viernes bajó a su antiguo puesto, que estaba vacío, tras lo cual sus hermanos reclutaron soldaditos para ir a vengarse. Cristian y Víctor bajaron de sus propios autos, un Chevrolet Corsa blanco y un Ford Fiesta rojo.

Según contó la víctima, lo habían corrido de ese lugar el año pasado, cuando aquellos militaban para La Cámpora y Nuevo Encuentro. Así se lo hizo saber a la Justicia, más allá de las fotos que aparecieron después de los desalojos de julio, en plena protesta, y que mostraban a Víctor y a Cristian en su propio búnker haciendo campaña por el FPV con remeras turquesas. El N. Encuentro intenta ahora despegarse y los niega como militantes.

Según este sector, la disputa familiar fue por un espacio que el gobierno le liberó a Javier Salinas, quien promete abrir fuego contra la gestión anterior.

 

salinas