El BID otorgó un préstamo de US$ 320 millones para agua y cloacas en el Área Metropolitana

El Banco Interamericano de Desarrollo aprobó un préstamo de u$s 320 millones para mejorar y ampliar los servicios de agua potable y cloacas en el área metropolitana. Las obras que beneficiarán a 11 millones de personas vienen siendo prometidas, con avances y atrasos, desde la década del ’80.

El préstamo de u$s 320 millones, procedente del capital ordinario del BID, es a 25 años de plazo, con un período de gracia de 4,5 años y a una tasa de interés basada en la Libor. El Gobierno nacional aportará otros u$s 80 millones en fondos de contrapartida local, según informó hoy el organismo.

«Esta tercera operación para el Conurbano bonaerense, que incluye la capital argentina y 17 municipios de su área metropolitana, permitirá optimizar la confiabilidad del sistema de potabilización y distribución el agua, disminuir pérdidas, ampliar el servicio de alcantarillado y expandir la capacidad de tratamiento de aguas residuales», consignó un comunicado del BID.

Las obras se realizarán en el área donde presta servicios la empresa Agua y Saneamientos Argentinos S.A. (Aysa), e incluirá la extensión de 170 kilómetros de red cloacal en Hurlingham, Morón e Ituzaingó por u$s90 millones.

La obra intentó hacerse mediante un sistema de contratación obligatorio bajo el menemismo, en un trunco proyecto del ex intendente, Juan Carlos Rousselot, que firmó el propio Mauricio Macri, como empresario, primero; y se adjudicó a una empresa italiana después (tampoco prosperó).

En los ’90 se avanzó muy poco en Morón con Aguas Argentinas.

En 2003 el ex Presidente Néstor Kirchner lanzó un plan de saneamiento que se frustró en la primera etapa, por falta de fondos bonaerenses para la red fina. Fue el propio BID el que brindó recursos para AYSA, hasta que el crédito a la Argentina se cortó. Entonces bajaron obras por módulos, en un goteo lento y prácticamente interminable. Finalmente, ahora como Presidente, Macri anunció en mayo la mayor inversión de la historia para sanear de una vez la Zona Oeste y el Conurbano.

“Este es un importante desafío para Aysa, ya que en su zona de influencia se tienen cerca de 1,4 millones de personas sin acceso a agua potable y más de 3,5 millones de personas sin alcantarillado sanitario”, dijo Henry Moreno, jefe del equipo del proyecto del BID.

El plan contempla también la instalación de medidores en cinco distritos de alta densidad poblacional, con lo que se espera un ahorro importante en el consumo de agua. Además, la presencia de medidores, sumada a la regulación de la presión hídrica en los cinco sectores, generaría una disminución del 40% en las pérdidas de agua, lo que representa un ahorro de 5.900 metros cúbicos al día.