El bloque massista bochó un convenio con el BAPRO y se tensa la relación con Tagliaferro

A medida que se acerca el año electoral la relación entre Cambiemos y el Frente Renovador se tensa cada vez más en Morón: Ayer, en una sesión extraordinaria de HCD, el massismo le bochó al Municipio un convenio con el BARPO para la carga de combustibles con tarjeta de débito, y hubo bronca.

La oposición lo consideró un cheque en blanco, que venía con un 2% de recargo para el Municipio. Cambiemos alegó que la comuna se ahorraría, con este sistema que reemplaza a los vales, más de $3 millones al año, y que así se podrían controlar mejor a los autos. Desde ambos sectores salieron a cuestionarse crudamente por un tema que hubiera sido menor, en otro momento.

 La discusión surge mientras que el FR amenaza con denunciar a la titular del HCD por un «escrache» que sufrieron en sus despachos. Ocurre que a los concejales le pegaron en la puerta la foto de un bache que ya había sido arreglado y por el cual esa bancada había estado reclamando. Aunque habría imágenes, no tuvieron acceso y no pudieron ver quién lo hizo.

En la sesión de ayer se trataban otros dos expedientes, que fueron enviados a comisión por la oposición, «para darle un tratamiento responsable».
El concejal renovador Martín Marinucci, expresó: «Vemos que el gobierno local sigue comprometiendo patrimonio de los moronenses de manera irresponsable».

«El convenio – sostuvo- consistía en la entrega de tarjetas de débito para que funcionarios y/o empleados municipales autorizados puedan cargar combustible en cualquier estación de servicio sin especificar zona geográfica, ni empresa y teniendo que afrontar el municipio una comisión del 2%».

Quien salió a cruzarlo fue su par del macrismo Juan Nardo, quien esta mañana explicaba: «El convenio que firmó Tagliaferro en junio permitía la entrega precargables para la carga de combustibles y lubricantes para la flota municipal y las patrullas. Hoy tienen que pedir un vale, hay un playero que lo chequea, es muy antiguo el sistema y poco transparente. A veces se carga con bidones y es imposible chequear».

«Lo que se buscaba es administar mejor los recursos: este sistema va a tener el nombre del que cargó, día y hora y lugar de la carga, y se controla por Internet. Es un abismo. Por eso se aplica en Ituzaingó, La Matanza o Vicente López. Se viene haciendo con éxito y no entiendo por qué no lo acompañan».

Según Nardo, «lo que cobra el Banco no lo financia nadie». Y denunció: «Lamentablemente el convenio se cae por la falta de voluntad de los dos frentes. Hubo una deliberada intención de no acompañar. Plantearon lo del 2% de comisión, cuando hay un ahorro de 3.6 millones de pesos. Me pregunto qué haría Marinucci si algún día piensa administrar los recursos de un municipio y no ve en esto un ahorro, no creo que vaya por buen camino».

El concejal de Cambiemos también lo castigó por el tema vendedores ambulantes. «En todo este tiempo no presentaron ningún proyecto. No pudieron ver que era un lindo diseño la peatonal. No hay mucho tránsito ahí. No se pudo llegar al consenso. Y estamos evaluando alternativas», insistió.