Descalzo intentó mostrar gestión y que puede salir a la calle: vecinos lo llenaron de reclamos

Con las calles destruidas, pero en pleno plan de bacheo, el intendente de Ituzaingó salió ayer a la calle para demostrar que todavía tiene gestión y respaldo entre los vecinos. Pero la jugada salió mal: un grupo de vecinas se acercó para increparlo por la promesa incumplida de agua corriente y cloacas.

Alberto Descalzo se encuentra en su momento de mayor debilidad política y con las cuentas en rojo en el municipio. Ya anunció que se retira en 2019, pero todavía le quedan tres años por delante, en los que intentará dejar a su hijo Pablo, actual titular del HCD por las mismas astucias políticas que le permitieron lograr la reelección. Ambos salieron ayer, junto al menor de los Descalzo y el secretario de Infraestructura, Pablo Piana.

El Gabinete se presentaron por la mañana en Ombú y Laprida, donde habían convocados a vecinos, mientras operarios arrojaban asfalto en los baches.

Un grupo de señoras se acercó la mitin familiar, pero para descargar su bronca y no para posar para una gacetilla. Los reclamos fueron históricos, nada nuevo. «Llamo todos los días por la luz. Si no tienen repuestos, se los damos los vecinos», le pedían al intendente ante la falta de luminarias.

«El agua podrida que tiran». «La Inseguridad». «Las cloacas: qué tiene para decirnos, para eso nos citó acá?», le preguntaron.

Una mujer hizo un poco de memoria: «Se acuerda de las reuniones del Cabildo Abierto que hacía hace 20 años, cuando se postulaba? Nos decía que Rousselot nos iba a robar con las cloacas, y nos prometió que en dos años la íbamos a tener. Hace 21 años que es intendente», le recordaron a Descalzo.

El Gabinete no sabía para dónde disparar. «Es inútil hablar, nos toman el pelo. Se ríen», se dio cuenta una mujer.

«Cuando habiliten los edificios y cierren las piletas ¿de dónde van a sacar el agua?», cuestionaron también respecto a la ola de edificios sin infraestructura.

En un momento Descalzo pudo hablar. «Además de tapar baches, estamos con las cloacas. Ahora falta esta parte… Las cloacas no son pagas, son gratis. Es un crédito…». Aquel plan de saneamiento lanzado en 2003 fracasó. Como antes el plan de Aguas Argentinas. Y antes el de J.C. Rousselot.

Las cloacas llegaron primero al área central, para hacer los edificios soñados, pero más del 50% del distrito no está saneado, más de una década después.

Los vecinos dijeron sentir «miedo» por las noches. Era un grupo minúsculo, en un área residencial. Apenas una muestra (de ese 70% que votó otra lista).

 

Video: La Voz de Ituzaingó