El FR de Morón quiere derogar la emergencia económica, mientras pierde un concejal: Crocce

La relación entre Cambiemos y el Frente Renovocador dio un vuelco definitivo en el HCD de Morón: Tagliaferro empieza a sacarle dirigentes a Martín Marinucci, quien podría perder otro concejal. El bloque massista se endurece como oposición, al punto de querer derogar la «emergencia económica».

«El bloque massista se desangra», repitía ayer un funcionario del Municipio, a quien el concejal Jorge Crocce le acababa de confirmar que dejaba el bloque de Martín Marinucci, con la idea de sumarse al de Cristina Ibarra (Frente Renovador para los Trabajadores), que responde al Sindicato Municipal.

Fuentes del bloque massista negaban ayer esta especie, que el propio Crocce no consumó todavía, aunque ya les comunicó a sus compañeros su decisión de abrirse. Lo hará como buena parte del massismo de El Palomar, que seguirá los pasos del ex presidente del HCD rousselotista Oscar Álvarez.

En el gobierno de Cambiemos y en el FR asumen que los dirigentes que se apartan de la figura de Marinucci trabajarán indirectamente para el oficialismo.

Tanto el jefe de bloque renovador, Jorge Laviuzza, como el ex candidato a intendente salieron a decir que el secretario del Sindicato Municipal, Pablo Salvo, se abrió de ese sector por necesidad, para impedir que se judicialice la elección del año pasado, que está en la órbita del Ministerio de Trabajo.

Salvo fue reelecto gracias a que, tras el extraño robo de una urna de Ituzaingó, se volvió a votar en ese distrito. Lo cual había sido objetado por la oposición, que manijeaba el kirchnerismo. Hubo acusaciones cruzadas de fraude. Y como suele suceder en estos casos, ganará el que tenga más banca.

El secretario del STMM niega tener un acuerdo con el intendente, a quien recibió la semana pasada en un acto por el Día del Jubilado, y todavía reivindica su pertenencia al massismo.

Sin embargo, Marinucci mandó un mensaje a Tigre, para exigir que no dejen a Ibarra utilizar el nombre del «Frente Renovador». Además difundió una foto de la mesa de conducción distrital, en la que ya no está Salvo.

El gremialista tampoco pudo confirmar que Crocce su suma a Ibarra. Pero también tenía la versión de que dejaba al candidato bendecido por Massa.

Cambiemos también espera con los brazos abiertos al gastronómico Domingo Bruno. Sin embargo, el edil no se moverá del bloque sin tener la venia de su conductora, la diputada Graciela Camaño. Como viejo dirigente peronista es orgánico. Y además tiene un total desprecio por el mundo K.

Sectores ortodoxos del PJ entienden que Tagliaferro está mucho más cerca que Nuevo Encuentro, que lidera el FPV de Morón a través de Martín Sabbatella.

Bruno, por ahora, no sólo no se pasa, sino que además firmó un proyecto de ordenanza para derogar la «emergencia económica» votada por el bloque a principios de año. El texto no fue respaldado ni por Ibarra ni por Crocce. Políticamente, Marinucci pasó de liderar un bloque de 8 a uno de 6.

Este proyecto marca el final de una convivencia «responsable», en la que el massismo ofrecía «gobernabilidad» y Cambiemos diálogo y puestos de trabajo.

«Nosotros dimos muestras de ayuda: le votamos una emergencia mentirosa, pero ahora, como nos tienen miedo para el año que viene, nos viven haciendo operaciones», resumieron en el massismo.

La ex massista Vanesa Sosa también salió a criticar.  «Marinucci, Laviuzza y sus compañeros de bloque sólo buscan embarrar la cancha. No están proponiendo nada, sino simplemente quieren entorpecer la gestión del intendente».

«Los resultados de la emergencia Económica, Administrativa y Financiera están a la vista: permitieron retomar obras y servicios municipales que habían sido interrumpidos por la gestión anterior, que sencillamente dejó de pagar e interrumpió los trabajos», recordó la edil de Cambiemos.

El acuerdo entre ambos sectores permitió que el PRO presida ahora el HCD. El año que viene los dos tienen el desafío de ganarse: uno para tener mayoría propia en el recinto y otro porque, al poner 5 bancas en juego, deberá sumar para no retroceder.

Crocce (Izq) y Bruno (der.) junto a funcionarios de Cambiemos, en El Palomar.

Crocce (Izq) y Bruno (der.) junto a funcionarios de Cambiemos, en El Palomar.