Foto: Osvaldo Abades
Foto: Osvaldo Abades

Villalba defendió el título Latino Superwelter de la OMB en el microestadio de Hurlingham

El campeón latino superwelter de la OMB, el bonaerense Ricardo “Bebo” Villalba, defendió su corona al ganarle por puntos, en fallo unánime, al ex monarca brasileño Davi “El Loco” Eliasquevici, en una pelea a 10 asaltos llevada a cabo anoche en el Microestadio Municipal de Hurlingham.

En un duelo tan atractivo como explosivo, Villalba, actual Nº 12 del ranking mundial superwelter OMB y Nº 3 del escalafón argentino superwelter, además de ex campeón latino welter OMB y sudamericano welter, debió esmerarse a fondo para doblegar a un enjundioso Eliasquevici, paulista radicado en Santa Rosa, La Pampa, ex monarca brasileño superwelter, que por momentos lo complicó pero terminó sintiendo el intenso ritmo de combate.

Luego de que el brasileño sorprendiera en el inicio con su agresividad tomando la iniciativa y filtrando sus boleados y cross a la zona alta, poco a poco el local le fue tomando los tiempos y las distancias para encontrar los espacios e impactar su jab zurdo y sus derechas cruzadas a la mandíbula.

Sin embargo, el retador lejos estaba de amilanarse. Con valentía avanzaba y acertaba sus ráfagas a la zona alta. Pero con mayor dominio del ring, “Bebo” sacaba mayores réditos cada vez que apelaba a su jab, manteniendo el ataque desde la media distancia para combinar sus rectos y cross diestros al rostro.

Cuando parecía que acrecentaba su ventaja, se olvidaba del jab y “El Loco” se las ingeniaba para responder, mayormente con sus boleados. Los intercambios por momentos eran cada vez más feroces y el enfervorizado público vibraba. Pero la mayor resistencia física, oficio y línea técnica del campeón se hicieron sentir.

Como si fuera poco, sobre el cierre el dueño de casa descargó dos contundentes derechas cruzadas a la mejilla de un paulista que trastabilló, con lo que terminó de llevarse una cruenta batalla, que luego de la decisión de los jurados desataría el estruendoso delirio de todo el público local que colmó el escenario.

Las tarjetas de los jueces expresaron la diferencia exhibida, al decretar: Juan Carlos Palmieri, Jesuan Letizia y Jorge Gorini todas 97-93 a favor de Villalba.

Sin acusar recibo de su condición de visitante, Eliasquevici tomó la iniciativa y presionó con su jab zurdo y sus profundas derechas cruzadas y boleadas a la mandíbula.

Más armado en el segundo, Villalba respondió con su izquierda en jab y en gancho a las costillas, aunque recibió nuevos boleados diestros sobre su rostro.

En el tercero, el brasileño -sangrando de su nariz- repitió su derecha boleada que impactó la sien del local, que no obstante apeló a su jab zurdo seguido de cross diestro al mentón, para hacerlo retroceder. Con ambos buscando en el cuarto, intercambiaron ganchos al cuerpo en la corta distancia y cruzados a la cabeza, hasta que el retador conectó un potente cross diestro a la mejilla que hizo dar dos pasos atrás al campeón.

Sin darse respiro, en el quinto, los intercambios eran cada vez más intensos con los dos llegando con claridad en cada arresto. Si bien el dueño de casa exhibía movimientos más técnicos, el enjundioso paulista no se amilanaba y acertaba sus profundas derechas boleadas y cruzadas arriba.

Desplazándose lateralmente en el sexto, “Bebo” mantuvo la distancia con su jab zurdo, combinado con cross y rectos diestros al mentón de un visitante que avanzaba, aunque con menor precisión.

Creciendo en el séptimo, el nacido en San Martín hace 26 años y radicado en Hurlingham, acortó las distancias para impactar su jab seguido de sus derechas cruzadas a la mejilla de un desafiante que parecía mermar su ritmo. Con el trámite sumamente encendido, en el octavo se alternaron el dominio en feroces cruces en la corta distancia arriba y abajo, y siempre a fondo, aunque con leve mayor efectividad del local, que tenía su ojo derecho visiblemente inflamado.

Al comenzar el noveno “El Loco” lo sorprendió con dos boleados diestros a la sien, hasta que tomó la distancia con su jab zurdo en punta. Con el estadio vibrando, en el décimo, el nacido en Americana, Sao Paulo, hace 27 años, salió a buscarlo presionando con sus boleados diestros arriba. Pero más armado, “Bebo” apeló a sus desplazamientos laterales con su jab zurdo y sus derechas cruzadas a la mandíbula. Sin darse descanso, el campeón aprovechó la guardia baja del retador y descargó dos contundentes derechas cruzadas a la mejilla, que hicieron trastabillar al visitante. Así, llegaron al campanazo definitivo, donde luego de la decisión de los jurados, llegaría el estruendoso festejo de todo el público local que colmó el escenario.

Fotos: Osvaldo Abades

Fotos: Osvaldo Abades

 

En otros resultados de la noche, en división crucero, en duelo bonaerense, el nacido en Ramos Mejía, Pablo “El Gladiador” Curbelo (81,250 kg. y 6-6-2, 4 KOs), doblegó al oriundo de Billinghurst, Cristian “El Chino” Suárez (84,400 kg. y 4-5, 1 KO), por puntos, en decisión unánime, tras cuatro capítulos.

Las tarjetas de los jueces fueron: Jorge Gorini 39½-37½, Ramón Cerdán 40-36, y Juan Carlos Palmieri 39½-37½.

Además, en división ligero, el debutante porteño Nelson “Pollo” Ayala (59,500 kg. y 0-0-1) igualó con el chaqueño residente en La Plata, Buenos Aires, Roberto “Gallito” Fernández (59,350 kg. y 0-2-1), por puntos, en decisión mayoritaria, luego de cuatro episodios. Las tarjetas de los jueces fueron: Juan Carlos Palmieri 39-38 para Ayala, Ramón Cerdán 38-38, y Jorge Gorini 39-39.

Finalmente, fue suspendida la contienda en peso superligero, en choque de porteños, entre Sebastián “Chapi” Salazar (63 kg. y 0-1) y Claudio “Chucky” Filipini (63,350 kg. y 0-3), a cuatro segmentos.

Fuente: www.boxeo-boxing.com