Salía a celebrar el cumpleaños de su marido y terminó muerta a manos de cuatro motochorros

Un vecina de Haedo murió baleada durante un asalto, en El Palomar. Fue en la noche del viernes, cuando salía a festejar el cumpleaños 59 de su marido, quien habría intentado resistir el robo de su auto. El hombre logró atropellar a uno de los motochorros. Su última foto juntos y el dolor de amigas.

Cerca de las 21 del viernes, Mirian Amelia Coppolillo (60) junto con su marido, Claudio Crousef (59) salían de una casa ubicada sobre Guaraní al 1500. A los pocos metros, cuando empezaban a moverse en un Citroën C4 gris, patente LOA 505, fueron interceptados por cuatro ladrones que aparecieron en dos motos y los amenazaron para que les entregaran el auto. Como el marido de la mujer se negó, los asaltantes comenzaron a disparar.

Uno de los proyectiles impactó en el tórax de Coppolillo, que se desplomó ensangrentada frente a su marido.

Entonces el hombre aceleró y atropelló a una de las motos, provocando así que el ladrón que iba en la parte trasera cayera y quedara lesionado en la calle. El resto de los ladrones aprovechó para escapar.

Efectivos de la Comisaría de El Palomar y de la Policía Local de Morón detuvieron al ladrón que resultó herido, a quien identificaron como Joel, un menor de 17 años, que vive cerca del Barrio Carlos Gardel.

En su poder incautaron una pistola Bersa 9 milímetros con la numeración limada.

Horas después la Policía detuvo a otro menor, de 18 años, en Tres de Febrero. El sospechoso tenía en su poder una pistola Bersa Thunder 40, proyectiles y un chaleco antibalas.

La mujer, en tanto, llegó a ser trasladada hasta el Hospital Posadas, de Haedo, pero no resistió a la operación a la que debió ser sometida.

Esa tarde, la víctima subió la última foto junto a su marido, en su cuenta de Facebook: «Feliz cumple a mi compañero de vida!!! Gracias por todo los momentos compartidos! espero tengas un dia tan feliz como el que me brindaste a mi! te lo mereces, por buen padre, buen marido y buena persona», posteó.

Miriam publicaba fotos de su familia y de sus viajes. Una de sus amigas, Blanca Alicia Sardi, se desahogo por la misma vía, este sábado, tras la tragedia: «Ya no vale luchar por esta Argentina que duele y mucho, desangrando los valores mas profundos de un ser humano, ya no quiero mas esto, lamento decir que me dan verguenza por dejar que nos maten impunemente,demuestren que lo que prometieron lo van a cumplir,no se conviertan en complices de los asesinos,para cuando los derechos humanos van a ser para nosotros? Dios bendicenos porque lo unico que nos queda es confiar en el Señor,porque en uds. ya no lo se!!!!!!!!!!!!!!!».