Sorpresivo cierre de la Terminal de micros de Morón: nunca pasó de la habilitación provisoria

La terminal de ómnibus de Morón cerró sorpresivamente sus puertas este lunes, apenas 22 meses después de su inauguración, con críticas al intendente Tagliaferro. El proyecto diseñado por el gobierno de Lucas Ghi causó polémica desde su aprobación. Y contaba con una habilitación precaria.

«Cerrado hasta nuevo aviso», rezan los papeles que dejaron pegados en las puertas de la terminal, que trabajó por última vez el viernes y que ya habría despedido a sus empleados, según se explica en la carta que la empresa hizo llegar al Ejecutivo y al Concejo Deliberante a través de su apoderado.

Allí se habla del «destrato» del municipio, que no le extendió la habilitación permanente pero que le extendió la provisoria (venció el viernes pasado).

Por otro lado, culpaba a Tagliaferro de oponerse al proyecto como concejal, aunque en agosto de 2012, cuando se aprobó en el HCD, ni siquiera formaba parte del cuerpo deliberativo (asumió en diciembre de 2013 por el FR).

En rigor, fue la diputada Margarita Stolbizer y la concejal Analía Zappulla (hoy jefa de bloque de Cambiemos) las que denunciaron aquella maniobra sospechosa. Es que los dueños de la Terminal se hicieron del terreno ubicado en Rivadavia y Saavedera mediante un remate judicial, una década después de consumada la quiebra de Transporte del Oeste (era una base que utilizaba la también desaparecida empresa de colectivos Ecotrans).

El GEN entendía que la Municipalidad dejó pasar el remate para que su proyecto lo haga un privado. En este caso dos hermanos de Castelar muy polémicos. Stolbizer comparó entonces el negocio con «las cloacas de Rousselot», aunque salió con fritas del HCD por una mayoría entre FPV y N. Encuentro.

En 2012, Stolbizer y Zapulla reiteraron sus críticas sobre el “convenio urbanístico” que el HCD autorizó a firmar entre dos subsecretarios del Ejecutivo y los socios (Gustavo Gabriel y Fernando Javier Mauro;  y Gustavo Solari) en base al artículo 3.2.3.2. del Código de Ordenamiento Urbano.

La ordenanza determina la figura de “proyectos especiales”, para aquellas obras que por su fin “social” son eximidos de los indicadores propios del COU.

Cuenta sólo para “parcelas de más de 2.500 metros cuadrados”. Es decir, grandes superficies. La Terminal se aprobó sobre tres parcelas que fueron adquiridas en la subasta pública. Una sola supera los 2.500m2. Otra, que queda cruzando la calle Saavedra, sigue siendo un terreno baldío.

Las suspicacias aumentaban cuando se profundizaba sobre el «Grupo Mauro», que hacía la inversión privada y que entragaba un par de locales para la Municipaldidad (la marca EME) y a UCEM, como parte del acuerdo político. Eran los únicos que quedaban abiertos. El resto estaba en alquiler.

«Ese lugar nunca terminó de llenarse. Pero nos sorprende que cierre. No avisó a nadie», explicaba esta mañana el dueño de una agencia de viajes de la zona. Por lo que resta de esta semana, los micros seguirían saliendo y llegando de la Terminal, pero del lado de la calle. «Desde que nos sacaron la parada de Rivadavia y Uruguay nos cambiamos ya tres veces. A la terminal de Gaona, a la esquina de Gaona y Vergara, a 25 de Mayo, pero siempre nos corren. Ahora que cerró esta terminal la gente no va a poder subir más en Morón, tendrá que hacerlo en Ituzaingó o en Ramos», apuntó.