El jefe del ARI de Morón celebró el fallo que declaró imprescriptible un delito de corrupción

La corrupción mata», recordó el titular del ARI Morón y director Municipal de DDHH, Francisco Mones Ruiz, al celebrar el fallo de la Cámara Federal de La Plata, que declaró la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción, tras una solicitud presentada por la diputada Elisa Carrió en agosto.

El histórico fallo viene a resolver así un planteo en una causa que investiga a un ex juez federal, dos abogados y un médico por el otorgamiento de amparos exprés durante la etapa del corralito financiero.

La resolución la dictó la Sala II de la Cámara Federal de la Plata que, por mayoría y con los votos de Leopoldo Schiffrin y Olga Calitri, declaró la imprescriptibilidad de los delitos contra el orden constitucional previstos en el párrafo quinto del artículo 36 de la Constitución Nacional.

El fallo se conoció luego de que el 24 de agosto Carrió se presentara como Amicus Curiae (amigos del Tribunal) para solicitar que la causa no prescriba.

A propósito, Mones Ruiz consideró: «Argentina es un país con sed de justicia. Cada vez más, nuestros ciudadanos sienten que la corrupción política es la que nos dejó cientos de obras urgentes y necesarias inconclusas, donde más se necesitaban. Que la contracara de los bolsos en la medianoche y los dragones de los funcionarios en los countries son las cloacas, el agua corriente, el asfalto, los hospitales, las escuelas y salitas que nos faltan».

«Aprendimos dolorosamente que la corrupción mata, como en Once. Ahora aprendimos que la corrupción como sistema vulneró nuestros derechos: cientos de barrios del Conurbano en los que la corrupción nos quitó el derecho a una salud, educación y mejor calidad para nosotros, para nuestras familias», reza el comunicado del ARI Morón.

Y agrega: «La corrupción no abstracta. El latrocinio no es una entelequia. Son millones de pesos que se robaron, fondos que de algún modo se desviaron. Miles de millones que le faltan al Estado, pero que le han estafado al pueblo argentino. Maniobras que tienen responsables, y responsables que deben responder ante la justicia. Pero sobre todo, ante la mirada pública: devolver lo robado».

«La imprescriptibilidad de los delitos de corrupción en esta sentencia es el antecedente que los argentinos necesitábamos para poder decir que pase el tiempo que pase no habrá impunidad, que pase el tiempo que pase quienes robaron y estafaron al pueblo deberán pagar por lo que hicieron, que más temprano que tarde habrá una justicia que llegará, y que no habrá funcionario que deje el Estado sin la obligación de rendir cuentas», concluye Ruiz.