Alto acatamiento al Aprender 2016, el INDEC que evaluará la educación durante cuatro años

Pese a algunas medidas gremiales, se desarrolló en casi todos los establecimientos públicos y privados el examen a alumnos de 3º y 6º grado de la Primaria y 3º y de último año de la Secundaria, en torno al Aprender (2016), un programa que evaluará por los próximos cuatro años el nivel educativo.

«Se está preparando el diagnóstico del horror», dijo ayer el ex ministro de Educación de la Nación Alberto Sileoni, que estuvo al frente de esa cartera entre 2007 y 2015. «Esto forma parte de un montaje para hacer pensar que la vida empieza el 10 de diciembre», añadió. En 2012, Sileoni intentó una solución: amenazó con dejar de participar de la evaluación internacional PISA porque se habían obtenido los peores resultados de la región.

La secretaria de Evaluación y Calidad Educativa, Elena Duro, afirmó por su parte que el operativo Aprender «tuvo una participación altísima en todo el país más allá de las controversias».

Y agregó que el desafío más grande «ahora es hacia adelante, esforzarnos en cumplir nuestra palabra y devolver esta información a las escuelas en marzo próximo».

«Al hacer esta evaluación no hacemos otra cosa que cumplir con lo que marca la Ley de Educación, con esta información no buscamos castigar ni hacer rankings ni comparaciones, castigar sería no tener información de la realidad del sistema educativo», aseguró Duro al canal de noticias TN.

Sectores gremiales sostienen que “los resultados serán malos porque la prueba está descontextualizada». «Le toman lo mismo a un chico del mejor colegio privado de la capital federal, que a uno de Ensenada y a otro del Impenetrable del Chaco. Detrás de esto viene alguna reforma educativa”, deslizaron.

La polémica llevó al Presidente, Mauricio Macri, a explicar ayer que “no se trata de buscar culpables” sino de obtener una “radiografía del sistema educativo”. “Evaluamos para mejorar. Para transformar la realidad, primero tenemos que conocerla tal cual es”, apuntó, en respuesta a las críticas que recibió el gobierno por incluir en la evaluación preguntas de índole personal (a los alumnos) y referidas al desempeño de sus docentes.

El titular de la comisión de Educación del Senado bonaerense, Juan Pablo Allan, cuestionó a los gremios -“no pueden explicar porqué se oponen”, dijo- y opinó que “tienen miedo de que se conozca la verdad sobre el ausentismo y la baja calidad” de muchos educadores.

El titular de Uda, Sergio Romero, puntualizó que la oposición a la evaluación se fundamenta en su carácter “estandarizado”. “Se toma a los alumnos como simples objetos de estudio y a los docentes como meros aplicadores, cumpliendo un rol pasivo frente a estudiantes que nunca vieron. Es una evaluación cerrada, realizada sin tener en cuenta contexto alguno, no estudia el proceso educativo, sino sólo los resultados relacionados con el conocimiento, por lo cual no servirá para diseñar estrategias que permitan corregir lo que sea necesario ni diagnosticar causales”.

Por otro lado, indicó que “el Aprender 2016 abre las puertas a sistemas que castigarán a las escuelas que resulten desfavorecidas en los resultados, perjudicando así a los establecimientos que cuentan con menores recursos o atienden las situaciones más complejas”.

A nivel provincial, el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, comentó que la prueba fue tomada en el 85% de las 10.662 escuelas bonaerenses. “Sólo en 6 colegios de Lomas de Zamora, Quilmes y Adrogué, donde hubo tomas, no pudo realizarse”, apuntó.

Hubo, no obstante, casos donde la evaluación no se realizó a raíz del paro convocado por delegaciones distritales del Suteba, como Ensenada, que tuvo actividad en “apenas 4 colegios y con el 20% de chicos en cada uno”, afirmaron altas fuentes consultadas. También se registraron inconvenientes importantes en La Matanza, Avellaneda y La Plata, entre otras ciudades, donde la conducción gremial es kirchnerista o de izquierda.

El jefe del Suteba Provincia, Roberto Baradel, dijo que “el resultado ya está, lo anticipó la gobernadora Vidal cuando inauguró el ciclo lectivo, al decir que sería muy malo. Y también está la conclusión. Es que los chicos no aprenden porque los maestros no enseñan. Entonces hay que avanzar sobre los derechos de los trabajadores” y “segmentar el sistema educativo para que la privatización empiece a calar”.

“Los docentes quieren una evaluación, pero en serio, integral, no un múltiple choice que procesará la multinacional británica Pearson PLC”, remató.

Fuentes: Télam, La Nación, El Día

14670788_549799321892469_8498330590853332211_n