«Ley de la Víctima» y un cambio de paradigma

Una víctima, un abogado». Así resumió anoche el diputado provincial Ramiro Gutiérrez el proyecto que introdujo el Frente Renovador en el Congreso para modificar la Ley Penal, en un cambio de paradigmas que también tiene su correlato en la Provincia y confronta con el modelo Zaffaroni.

La Charla Debate sobre la Ley de Protección a las Víctimas de Delito se llevó a cabo en el Salón Le Parc de Morón. El proyecto presentado por los diputados Sergio Massa y Graciela Camaño se discute en la Comisión de Legislación. Anoche, Gutiérrez lo explicó ante dirigentes y militantes de esa y otras fuerzas.

La mesa la completaron el camarista de Morón Fernando Bellido (ONG Puente), el abogado Daniel Roggero (Usina de Justicia) y el concejal Martín Marinucci.

«A mí me formó el juez José Luis Macchi, que tuvo la causa Cabezas. Llegaba a la noche, los expedientes le hablaban. Él decía que el juez tenía que conocer a las víctimas. Hoy la víctima es un perdedor», se referenció Gutiérrez. Y explicó: «Vimos la necesidad un manto que nos va a cubrir a todos con derechos. Tenemos una resolución de las Naciones Unidas de 1985 que nos indica el camino, el concepto de víctima. Pero miramos para otro lado. La víctima no es sólo la que sufre un perjuicio físico, el mental, el emocional, el patrimonial. Hay gente que necesita asistencia psicológica».

Los tres disertantes asumieron su enojo con las teoría del autor intelectual del garantismo al estilo K de Eugenio Zaffaroni, el ex juez de la Corte Suprema. «El problema es cuando un juez quiere poner el foco en cuestiones que son del Estado. El juez tiene que juzgar y el Gobierno ocuparse de los conflictos sociales y no al revés», sostuvo Bellido. Y afirmó: «No todos somos víctimas, del imperialismo, o lo que sea. Hay víctimas y hay victimarios».

El camarista fue por lejos el que más información llevó a la charla. Y a pesar de que abandona el paradigma K, demostró con cifras que la deuda social es la principal causa de la violencia y de los asesinatos. «La mayor cantidad de homicidios no se dan en localidades como Haedo o Castelar Norte, sino en Merlo Primera o Libertad, las localidades más pobres», dijo. «El 63% de los homicidas conoce a su víctimas, son parientes, vecinos o compañeros». La tasa de homicidios, según un estudio de su ong, creció respecto de 2012 en la Departamental. Ese año hubo 58 asesinatos entre los distritos de Morón, Merlo, Ituzaingó y Hurlingham. Es la misma cifra que acumula en lo que va de 2016 (proyectan 70).

«Muchas veces el Estado es incompetente, cómplice o ausente», resumió Bellido, en un contexto en el que el Gobierno culpa a la Justicia de mal desempeño.

El proyecto de Massa ya tiene su correlato en Provincia, donde el gobierno de Vidal envió a la Legislatura una reforma del Código Procesal que le da derechos y asistencia a la figura de la víctima. Aunque en ambos proyectos se aclara que los abogados de Estado sólo estarán para los casos más graves y siempre y cuando la víctima de un delito no lo puedan pagar. Nelly Arata y Alicia Angiono, de MAFAVI, ayer presenten, apoyan ese paradigma.

Del otro lado de la biblioteca también hay resistencias. La Red de Jueces Penalistas bonaerenses emitió un duro comunicado en el que sostienen que crear audiencias para ambas partes en cualquier etapa del proceso penal, como quiere el oficialismo para «escuchar a la víctima», sólo lo «dilataría».

“Pretenden crear un ‘Cuerpo de Abogados de la Víctima’ dentro del Ministerio Público Fiscal, sin embargo esta función ya la tiene el ‘Centro de Atención a la Víctima’, que debe brindar ‘un abogado a fin de constituirse en particular damnificado’ (art. 85 CPP). Si se trata de mejorar la asistencia de la víctima, parece contradictorio utilizar para ello funcionarios públicos del mismo Ministerio Fiscal que se pretende controlar. Sí se podría crear una institución sin burocracia, con abogados ajenos al Ministerio Público y sin costos para el Estado, por medio de las Universidades, Colegios de Abogados, ONGs, etc.; y brindar a la víctima asesoramiento especializado e independiente para optimizar las investigaciones”, puntualizaron.

Ayer, Roggero sostuvo que “es hora de que el Estado le pida perdón a las víctimas, ya que en este siglo son la gran deuda del estado” y remató: “Las leyes emparchadas no sirven. Necesitamos una visión sistémica de la problemática y no podemos seguir demorando en encontrar las respuestas”.

Marinucci abrió y cerró la jornada. «Estamos discutiendo una ley que es el resultado de la ausencia del estado, no solo estos 10 meses, sino de los últimos 30 años. Con Ramiro (Gutiérrez) estamos convencidos que el mejor presidente hubiese sido Massa, pero los argentinos nos eligieron para que seamos opositores y no gobierno. Y una oposición responsable».

«Por eso Sergio Massa presentó este proyecto de ley en abril y esperamos que el gobierno y los bloques de los distintos partidos políticos aporten todo lo que puedan para lograr convertirlo en ley», dijo. Y concluyó: «Ojalá no tengamos que discutir sobre esta ley pero es la realidad que nos toca. Y si este cambio no lo hacemos entre todos, va a ser muy difícil que ganemos esta batalla”.

Acompañaron también distintos dirigentes gremiales, concejales y consejeros escolares del Frente Renovador de Morón y los concejales Raúl Díaz, de Merlo; Mario Petito, de Hurlingham; y Roberto Rocha, de Ituzaingó.

14717105_569804736541740_1707554068276403470_n