Bullrich defendió el operativo en Comodoro Py: «Ayer quedó en claro adónde estaba el Estado»

El operativo fue muy bueno», calificó hoy la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, sobre el accionar policial que liberó ayer a los tribunales de Comodoro Py de los militantes que fueron a respaldar a su jefa, Cristina Fernández, durante su indagatoria por el manejo irregular de las obras públicas.

«Queremos poner las cosas en claro: si La Cámpora quiere ser gendarme o policía y manejar la seguridad que se presente a las escuelas, pasen los exámenes y cuidarán a la presidenta o a cualquier ciudadano», ironizó la ministra esta mañana, luego de presentar el plan de seguridad federal en Morón.

«Mientras nosotros seamos el Estado y manejemos las fuerzas de seguridad, no va a haber ninguna organización de ningún tipo, ni propia ni ajena, que manejen la seguridad», agregó.

Bullrich salió así a enfrentar las quejas de los dirigentes y ex funcionarios kirchneristas, que habían manejado la calle y los tribunales en la primera indagatoria de CFV.

Ayer intentó mantener un cordón en torno a Comodoro Py, aunque la cosa casi se desmadra cuando las organizaciones K quisieron saludar a la expresidenta, que se bajó del vehículo que la trasladaba y evitó hechos peores.

«Si no se dan cuenta en qué lugar están, y cual es el rol o lo tienen confuso. Se lo tenemos que aclarar. Ayer quedó claró adonde estaá el estado. Si quieren otro rol, están abiertas las puertas de las escuelas, para que se presenten», les aconsejó Bullrich0.

La minsitra calaró que fue el juez Alejandro Slokar, presidente de la Cámara de Casación, quien pidió el operativo de custodia.

En tanto, la diputada del FPV Di Tullio dijo ayer que fue reprimida y golpeada por la policía. «Me agarraron de los pelos y me golpearon», denunció la legisladora en La Red. «Fue una cosa desmedida y sin razón porque la ex presidente no corría peligro desde ningún punto de vista», agregó.

Di Tullio aseguró que denunció penalmente a los policías y apuntó: «La represión estaba armada». Cuando le consultaron si la ministra Bullrich o algún funcionario del Gobierno la llamó para solidarizarse, respondió tajante: «Absolutamente nadie».