La Provincia pateó para el 15 de noviembre paritarias y garantía laboral para contratados

El gobierno bonaerense pasó ayer para el martes 15 el llamado formal a paritarias con los gremios estatales. Además del aumento salarial, quiere discutir asignaciones familiares y un planteo sindical: la garantía de continuidad laboral para unos 15 mil empleados temporarios y contratados.

Es que, como suele pasar, hay personal precarizado que termina su relación laboral con el Estado el 31 de diciembre. “Es el punto de arranque de la negociación. Queremos que aquellos que están en condiciones sean pasados a planta permanente. Y para el resto, que se le prorrogue contratos o la planta temporaria”, sostuvo uno de los dirigentes que participa de las charlas con miembros del Ejecutivo.

El planteo es compartido por sectores del Ejecutivo. Incluso funcionarios que suelen hablar con los gremios estarían de acuerdo avanzar en ese sentido. Si bien es la cuestión central que entró a escena en la paritaria que ahora se demorará, el de los pases a planta no es la única.

Por caso, los sindicatos pretenden que el gobierno de María Eugenia Vidal homologue los valores de la asignaciones familiares que ya paga la Nación y que la Provincia todavía no adecuó.

Como viene ocurriendo, el gobierno bonaerense paga los mismos valores que la Nación. Y la administración Macri los aumentó a partir de septiembre.

Los gremios también vienen planteando otras cuestiones que hacen al bolsillo de los trabajadores. Por caso, la actualización de los valores por viáticos y movilidad que están congelados desde hace varios meses.

Finalmente, aparece en escena el aumento salarial.

Como viene informando este diario, los estatales cobraron una primera etapa de aumento del 15% que rigió para el primer semestre del año y luego obtuvieron un 16% más a partir de julio.

Lo que empezó a negociarse ahora es la parte de la paritaria correspondiente al trimestre octubre-diciembre. La Provincia se ha fijado el objetivo de no perforar el techo del 34,5% que consiguieron los docentes en la paritaria anual.

De tal forma, ofrecería a los gremios de la ley 10.430 una mejora del 3,5% para igualar el porcentaje mencionado.

Sin embargo, los sindicatos sostienen que ese porcentaje que consiguieron los maestros debe ser superado por los estatales porque los docentes están cobrando el 34,5% desde julio. “Y nosotros, desde julio, estamos en un 31,5%”, explican los sindicalistas.

En esa puja preliminar están hoy los gremios y el gobierno de Vidal.

La que está descartada es la posibilidad de que exista una negociación salarial por 15 meses tal como ofreció la Provincia a los sindicatos hace unos 10 días.

La administración bonaerense pretendía incluir el último trimestre de este año en la negociación de 2017, pero los gremios se mantuvieron firmes en la idea de cerrar primero 2016 para luego, en diciembre, comenzar las charlas sobre los sueldos del año que viene.

En la Provincia sostienen que un acuerdo salarial por 12 meses sería una señal de previsibilidad hacia los inversores y contribuiría a desalentar expectativas inflacionarias.

Los sindicatos aparecen dispuestos a escuchar una propuesta en ese sentido que, se comenta, está terminando de ser diseñada por el Ejecutivo.

Por lo pronto, en el proyecto de Presupuesto 2017 se contemplan partidas para atender una mejora del orden del 17%. Pero en el oficialismo aseguran que “seguramente, ese porcentaje será un piso, no un techo”.

De todas formas, como se dijo, ese diálogo comenzará cuando termine la discusión del último trimestre del año.

Fuente: El Día