Las ONGs reclamaron ser reconocidas y más presupuesto para el tratamiento de adicciones

La Fundación Viviré, una ong con asiento en Ramos Mejía que se especializa en la asistencia a las adicciones, realizó el sábado pasado su 20° jornada anual. Y aunque el lema fue «La familia», la discusión del panel central se posó sobre narcotráfico, Estado y la Ley de Salud Mental de 2010.

La jornada estuvo presidida por Alejandro Rosatti, director de Viviré, y contó con el vicepresidente de  la Fundación de Organizaciones No Gubernamentales de la Argentina (FONGA), Eduardo Vera, durante el debate llevado a cabo en el Instituto Corazón Eucarístico de Jesús de Haedo.

“La familia es la institución primaria de la sociedad, pero como otras, sufrió derrumbes o modificaciones”, apuntó Rosatti en el inicio de las exposiciones.

Por la mesa central pasaron distintas visiones, profesionales, religiosas y políticas. En representación del Sedronar estuvo Guillermo Macht, coordinador de Registro y Aceptación de Instituciones. Funcionario de carrera, destacó las líneas gratuitas de orientación del organismo y el modelo de «curas villeros», como «dispositivos territoriales que crecen cada día más». Celebró el trabajo de las ongs y auguró una mejor situación legal.

Ya habían sonado críticas por la Ley de Salud Mental, que pretendió desterrar el encierro en neuropsiquiátricos y reemplazarlo por tratamientos ambulatorios, pero incluyó también a los adictos, lo que «desmerece el trabajo de las ong», dejando la asistencia a los «profesionales» de la salud pública.

El problema es que la asistencia estatal es escasa. Está «colapasada», según Rosatti, quien de todas formas reconoce un mejor diálogo con el gobierno que en la gestión anterior, que se caracterizó por la falta de trabajo en el Sedronar (incluso estuvo acéfalo) y la caída de los CPA en la Provincia.

«Hoy tengo la sensación de que hablamos el mismo idioma y esto es muy positivo», explicó Rosatti a Un Medio. Pero agregó: «Los CPA se crearon en la época de Duhalde y fue la red más grande de sudamérica. Lo que pasa es que después se distorsionó. Empezó a trabajar otras problemáticas. Se bajó línea, no había presupuesto y no se internaba a nadie. De hecho los CPA no existen más. En la Provincia estamos muy mal.»

Ahora FONGA intenta «concientizar» a los legisladores para que le den más entidad a las organizaciones que se dedicaron «por décadas» al tema adicciones.

«Con el Sedronar estamos trabajando para un mejor escenario en 2017», sostuvo Vera.

Por su parte, el juez de la Cámara Penal de Morón y presidente de la ONG “Puente entre la Justicia y la Gente”, Fernando Bellido, afirmó que “la droga ha penetrado en todos los niveles del Estado”.

Además, agregó que se debe trabajar en red entre la parte represiva del delito y la asistencia al adicto. «En la Provincia hay 3400 presos por narco menudeo (sin contar causas federales). Muchas son mujeres. Es la familia la que vende, como salida laboral», explicó el camarista.

También dijo que en el Conurbano «no hay paco, sino cocaína de mala calidad».  Y que por año hay unas 11 mil casos por consumo. «No se los persigue, pero tampoco se los atiende», explicó. A su vez, cuestionó la vulnerabilidad de la frontera argentina, cercana a plantaciones de coca y marihuana.

Más duro fue el panorama pintado por la representante legal del Instituto, Evangelina Petrelli, integrante de la Pastoral, quien pidió por la ley de «emergencia social» y hizo un furioso alegato contra «las políticas liberales» y marcó la «desproporción entre el presupuesto en seguridad con el del Sedronar». Dijo que la Policía «enfrenta a los pibes» y pidió por el uso medicinal de la cannabis, algo que ni la Fundación, ni el Congreso hoy apoyan.

También participaron del encuentro los concejales de Morón Hernán Sabatella (FPV) y Favio Martínez (PS); el titular del HCD de Merlo, Pablo Rendich (FPV); y la secretaria de D. Social Karina Menéndez. «Espero me ayuden a aprender. No soy profesional, no soy médico, sólo soy una ciudadana que quiere ayudar. Hace tres meses que Merlo tiene una subsecretaría de Adicciones», declaró la hermana del intendente, Gustavo Menéndez.

unnamed (36)