El HCD de Ituzaingó avanza con un aumento de tasas del 37.5%, pero en dos cuotas, para 2017

Durante la sesión ordinaria de hoy el Concejo Deliberante de Ituzaingó aprobó, por mayoría, la ordenanza preparatoria para una reforma Fiscal e Impositiva que estima un aumento de tasas para 2017 del orden del 37.5%, en general. Será un 25% a partir de enero, más otro 10% en mayo, en la TSG.

Estas cifras rigen tanto para la Tasa de Servicios Generales como para la Tasa de Seguridad e Higiene, pero incluye al resto de los tributos. Además, volvieron a subir los mínimos un 50%. Habrá incrementos del 50 al 100% para entidades bancarias, cadenas de supermercados, boliches, hoteles, cable y canchas de fútbol entre otras actividades. También se cregó una tasa especial para cobrarle a Edenor por el tendido de sus cables.

El oficialismo defendió la suba por el efecto inflacionario y se respaldó no sólo en el Presupuesto Nacional, sino también los aumentos propuestos para la Ciudad de Buenos Aires.

Votaron a favor los concejales del FPV y de Nuevo Encuentro, el Frente Renovador y el ¿macrista? Sergio Crego.

Se opusieron a la reforma los bloques de Cambiemos, Libres del Sur y Socialismo.

El massismo entregó su voto a cambio de que se suspenda por un año la «cláusula gatillo» que está vigente y por la cual, podía decretarse un tercer aumento el año que viene. Y propuso que la suba «se haga en dos o tres partes, para que no caiga todo el peso junto al vecino», explicó Roberto Rocha.

«La suba no es alocada y los cambios fueron valiosos», dijo el edil, quien pidió cambiar el sistema de recaudación, a la inversa de los últimos 12 años.

En ese sentido se expresó el socialista Esteban Vallarino. «Los municipios están al límite. Es un problema que viene de años y además nunca se hizo una reforma. Es un problema estructural. Del 2014 para acá venimos con la misma agenda, desde la devaluación de Kicillof», contextualizó; aún así votó en contra por considerar que «la gestión es mala» y que no se hace inteligencia fiscal «y se castiga a la gente que paga» en un sistema «regresivo».

Nahuel Segovia (LDS) hizo un duro alegato contra el Gobierno, pero tampoco apoyó el proyecto, por considerar que es un golpe al bolsillo. Es q ue entre enero de 2016 y mayo de 2017 las tasas habrán sufrida una suba del 276%». «Una boleta que hace un año era de $163 se va a pasar a $450», informó.

«Hay subas de insumos u una inflación anual del 35%, dicho por un INDEC más veraz», se explicaba el miembro informante del bloque oficialista, Jorge Esquivel, quien adelantó que habrá mejoras en el contrato de la recolección, pero no dio precisiones sobre aumentos para los municipales.

«Los que no quieren el aumento después piden más inversión y mejores salarios», espetó el sabbatellista Daniel Larrache.

El presidente del nuevo bloque de Cambiemos, Gastón Di Castelnuovo, fue breve: «Con el ajuste de este año (en las tasas) se equiparó la inflación», dijo.

«Con este aumento quieren echar de Ituzaingó a todos los trabajadores que pagan sus impuestos, algo paradójico en un municipio que se dice peronista», comunicó después su nuevo compañero Julio Díaz.

El edil adelantó que no presentará contriyentes en la sesión del 2 de diciembre. En la Asamblea se habrá de aprobar la suba en las tasas. Este año hubo subas del 89% considerando los mínimos y pasará algo parecido en 2017. Los mínimos irán de $300 a $450 (50%), excepto en dos barrios.

El FPV y el FR votan la reforma

El FPV y el FR votan la reforma