Condenaron a 22 años de prisión al profesor de Edudación Física que abusaba de ocho menores

El Tribunal Oral en lo Criminal N°4 de Morón condenó a 22 años de prisión al profesor de educación física Mariano Volta, por el abuso de ocho menores en dos jardines de infantes ubicados en Haedo y Morón. El condenado había estado un año prófugo pero tenía el apoyo de un grupo de padres.

Volta fue declarado culpable de los delitos de «abuso sexual gravemente ultrajante» y «corrupción de menores». Luego de conocerse este fallo, familiares y amigos de Volta protagonizaron incidentes frente al tribunal y acusaron a los jueces de «tener una mirada perversa sobre la docencia».

La defensa social del acusado ganó espacio en algunos medios y venían de un acampe en Tribunales de Morón durante el juicio. Sin embargo, la causa la movilizaron justamente los padres de los chicos abusados, que habían marchado ante falta de acción de la Justicia, que en 2014 cambió de fiscal y empezó las pericias psicológicas sobre las criaturas. Cuando por fin libró la orden de captura el profesor se profugó, aunque en abril del año pasado fue encontrado por la Policía en un complejo de dúplex de Castelar. Sus amigos intentaron encubrirlo, pero todo eso empeoró su situación.

2014: Padres piden Justicia en Fiscalía

2014: Padres piden Justicia en Fiscalía

Según determinaron los jueces, se demostró que Volta abusó de los ochos niños cuando era profesor de educación física en el Instituto Almirante Brown, un colegio de Haedo, y en el jardín de infantes 914, de Morón. En 2013, lo padres de alumnos de 2, 3 y 4 años de ambas instituciones acusaron a Volta de proponer a sus hijos «juegos» a los que llamaba «el oso dormilón», «el perrito», o «el lobo» que en realidad eran hechos de abuso sexual.

El fiscal Antonio Ferreras aseguró los delitos que se le adjudican a Volta «quedaron absolutamente acreditados» a lo largo del juicio, que comenzó el 7 de noviembre pasado. Volta, que estuvo prófugo durante un año y ocho meses, permanece en prisión desde mayo de 2015.

Luego de conocerse el fallo, familiares y amigos de Volta protagonizaron insultos y acusaciones contra los denunciantes y padres de las víctimas.

Acampe en favor de Volta

Acampe en favor de Volta

Celina, una amiga del profesor de educación física, pidió a los medios que «investiguen las instalaciones del colegio para conocer los espacios» donde Volta habría abusado de sus alumnos.

«Conocemos los detalles de la causa y nunca pudo suceder lo que dicen que pasó. Hasta los directivos salieron en favor de él, los docentes. Los jueces ni fueron a la escuela, sino se darían cuenta de que el lugar donde se daban clases de educación física era un lugar abierto donde no podría haber pasado nada de lo que dicen», aseguró.

Por su parte, Carlos Pousa Bogado, representante legal de los ocho menores abusados, indicó que las clases de educación física se «dictaban en un gimnasio que tenía una especie de habitación de utilería».

«Hay criaturas que tenían tres años en ese momento -agregó- y describieron qué es lo que había ahí adentro. Con eso digo todo. Hay cosas que no puedo develar porque tengo que preservar el honor y la moral de criaturas que al día de hoy tienen seis años».

Consultado sobre los dichos de los familiares de Volta, Pousa indicó: «Dicen que es una causa armada, pero no sé en qué cabeza cabe que los padres de una criatura de tres años puedan involucrar a sus hijos arruinándoles la salud mental y el desarrollo de toda su vida para difamar a un docente».

Las denuncias contra Volta comenzaron en 2013, cuando una mamá llevó a su hija al pediatra, que detectó señales de abuso en la nena, por lo que se inició una causa judicial y se alertó a los tres colegios donde ejercía Volta. La instrucción estuvo a cargo de la Fiscalía N°4, de Valeria Courtade.